Teams, Canagrosa y Titania crean el mayor laboratorio aeronáutico de España

  • Las empresas andaluzas gestan TCT Sky, un consorcio con ocho millones de facturación y un equipo de 130 profesionales

Comentarios 14

Dos empresas sevillanas, Teams y Canagrosa, y una gaditana, Titania, han decidido unir sus fuerzas en un sector como el aeronáutico que cada vez más exige actores de mayor tamaño, con alta capacidad tecnológica y potencial financiero. En su terreno, el campo de los ensayos aeronáuticos, han dado a luz al mayor laboratorio de España que, bautizado como TCT Sky, nace avalado por un volumen de facturación de ocho millones, una plantilla de 130 profesionales -el 50% licenciados o ingenieros- y 3.000 metros cuadrados de instalaciones con equipamiento de última generación.

Con la unión, las tres firmas andaluzas logran dar un salto exponencial al poder aspirar a contratos de envergadura de grandes fabricantes y abordar mercados internacionales. Y es que ahora pueden ofrecer un servicio integral en el ámbito del control de calidad de materiales y procesos aeronáuticos y ensayos estructurales, es decir, son capaces de analizar desde un simple tornillo a una pieza completa de un avión para detectar posibles deficiencias o problemas y darles una solución en aras de una mayor seguridad.

Cada una de ellas aporta sus fortalezas. Teams es potente en los ensayos mecánicos (de materiales metálicos y compuestos) y de más valor añadido como los estructurales, mientras que Canagrosa destaca por los ensayos físico-químicos y servicios como los análisis de fluidos, aceites y combustibles. Por su parte, Titania tiene capacidad para analizar todo tipo de materiales, pero su especialidad radica en las pinturas, sellantes y adhesivos.

Los contactos entre ellas arrancaron hace un par de años, poco después de que el grupo aeronáutico europeo EADS y, especialmente, su filial Airbus, el principal cliente de las tres, adoptase una nueva estrategia por la que prefiere trabajar con proveedores de gran tamaño. De este modo, por la cercanía geográfica y la complementariedad de su actividad, decidieron dar un paso al frente. No en vano, entre el 70% y el 90% de su actividad depende de contratos con Airbus Military o Airbus Operaciones, aunque también realizan ensayos para Boeing, Embraer, Bombardier o Sikorsky.

La fórmula escogida para sellar su unión no ha sido la fusión, sino la agrupación de interés económico (AIE). Y es que antes de convertirse en matrimonio han preferido tantear el terreno yéndose a vivir juntos. "Es un poco temerario pasar de la actividad individual a fusionarnos en una sociedad completamente nueva", explica Esther García, directora general de Teams. "El tiempo dirá si vamos hacia una figura más ambiciosa, aunque de momento ésta cubre a la perfección lo que el sector nos demanda", añade Miguel Ángel Rodríguez, director de Titania. "Optar por una AIE sólo reporta ventajas: evitamos la complejidad de una fusión y también algunos de sus riesgos como la reestructuración de personal, ya que lejos de reducir plantilla ahora se abre la posibilidad de generar más trabajo con nuevos contratos", señala Margarita Halcón, responsable de Calidad de Canagrosa.

Esta forma de agrupación permite a las tres empresas operar de forma individual y también en grupo, por lo que "la transparencia y la confianza" serán las bases fundamentales a la hora de optar a alguna carga de trabajo. Inicialmente, el consorcio estará enfocado a los contratos con Airbus porque es la compañía que ha impulsado la operación y "la única con capacidad de ofertar grandes paquetes", aunque sus planes pasan por llegar a través del nuevo consorcio, TCT Sky, a todos sus clientes.

Actualmente, el campo de los ensayos y controles de calidad para el sector aeronáutico está copado por pocas empresas en España, ya que se trata de un ámbito con fuertes barreras de entrada. Y es que para operar en él se necesita la autorización de los grandes fabricantes de aviones. En este sentido, el consorcio gestado por Teams, Canagrosa y Titania presume de contar con "un porfolio de acreditaciones no igualado por ningún otro laboratorio europeo", según Laura Muruve, adjunta a la gerencia de Canagrosa. De ahí que su aspiración sea liderar este segmento en Europa en los próximos años. "El potencial tecnológico que tenemos juntos nos coloca al nivel de los mejores centros tecnológicos especializados en el sector aeronáutico", añade Esther García. La competencia con la que tendrá que medirse la nueva sociedad se limita a otras tres empresas más en España y a unas 15 en Europa.

"Nuestra mayor dimensión y capacidad nos permitirá potenciar la internacionalización", señala Miguel Ángel Rodríguez. De hecho, Reino Unido, Francia, Alemania, República Checa, Polonia y Portugal ya están entre sus próximos objetivos. Tras ellos, abordarán países emergentes como China, Brasil o Marruecos. "Sin esta unión, no podríamos dar ese salto y, además, nos hubiésemos quedado fuera del mercado en muchas líneas de negocio", concluyen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios