Más de 300 personas enfermas por las bombas atómicas

  • El Gobierno japonés las reconoce como víctimas del bombardeo y le instan a que apruebe una ley para ayudar a todas las personas que padecen enfermedades a causa de los radiación.

El Gobierno japonés ha afirmado un acuerdo con más de 300 de personas afectadas por enfermedades derivadas del lanzamiento de una bomba atómica en las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki por parte de Estados Unidos en agosto 1945 por el cual las reconoce como víctimas del bombardeo. El acuerdo, firmado en Hiroshima tras la celebración de un acto por el 64 aniversario del ataque sobre Hiroshima --el de Nagasaki fue un 9 de agosto--, pondrá fin a una batalla legal que comenzaron hace seis años 306 personas que padecen enfermedades como consecuencia de la radiación causada por las bombas.

Con esta medida, el Gobierno reconoce como víctimas a las personas cuyas demandas han prosperado en tribunales a nivel de distrito aunque otros tribunales superiores no se hayan pronunciado aún; y para las que perdieron el caso, el Ejecutivo creará un fondo para indemnizarlas. "Teniendo en cuenta que los demandantes están envejeciendo y que han librado esta batalla legal durante tanto tiempo, hemos decidido introducir estas nuevas políticas para ayudarles con prontitud respetando la decisión legal", ha explicado Aso en una rueda de prensa, según informa la agencia de noticias Kyodo.

Haruhide Tamamoto, un superviviente de 79 años, ha declarado: "Estoy contento y aliviado porque nuestra lucha por fin ha terminado, pero al mismo tiempo no puedo evitar pensar en los que murieron sin recibir el certificado" que les reconocería como víctimas de los ataques nucleares. "Un certificado es algo muy significativo porque implica que el Estado admite que inició una guerra y causó esta atrocidad. Morir sin recibirlo es una auténtica tragedia", ha añadido.

Ley de ayuda a los afectados

Tras la firma del acuerdo, varios grupos de supervivientes entregaron una petición al primer ministro en la que solicitan que el Gobierno apruebe una ley para ayudar a todas las personas que padecen enfermedades a causa de las bombas atómicas, incluidas las que viven en el extranjero, y a sus hijos.

El director de la Confederación de la Prefectura de Hiroshima de la Organización de Víctimas de la Bomba Atómica, Sunao Tsuboi, ha destacado que los hibakusha --en japonés, 'persona bombardeada'--, "que han estado preocupados durante tanto tiempo, ya pueden estar tranquilos". Aun así, hay quienes también piden al Gobierno que ayude a los supervivientes no reconocidos que no han llevado sus casos a los tribunales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios