SENTENCIA A LA MANADA Nueve años de cárcel para Prenda, Boza, Escudero y Cabezuelo

El cantautor gallego Andrés Suárez actúa hoy en la Plaza del Pumarejo

  • El ferrolano interpretará en La Sala las canciones de su nuevo álbum 'Mi pequeña historia'

Andrés Suárez (El Ferrol, 1983) tiene una pequeña historia que contar. Que contar y que cantar. El músico e intérprete ferrolano regresa hoy a Sevilla para enarbolar de nuevo la bandera de la canción de autor, donde asegura estar, entre otros motivos, "por las cintas del maestro Javier Ruibal que mi padre me ponía en el coche".

Y si Ruibal es uno de los referentes musicales del autor gallego, la nómina se expande con otros artistas de distintos estilos pero con el común denominador que caracteriza a los cantautores: "Yo soy un tío del 83, todavía soy un romántico de cintas, de VHS, de vinilo incluso. Reivindico aquellas cintas, las de Sabina, Serrat, Pablo Milanés, Silvio, de Extremoduro también, de Juan Luis Guerra... He escuchado muchísima música, muy diversa, y reivindico lo que decía del coche de mi padre, de Ruibal. Aquel referente acústico hizo que luego escribiera. Creo que escuchar Agualuna en una playa al anochecer te puede cambiar incluso la vida y la manera de escribir y de cantar. Eso es lo que reivindico, el origen. Hay que ser agradecidos con la raíz, que es el origen, y con los maestros que hemos escuchado. Los mencionados y también Enrique Urquijo y Antonio Vega".

En su ánimo está, además, reivindicar la canción de autor al tiempo que alejar la idea de que se trata de un estilo aburrido o anquilosado. Por eso en sus reflexiones emerge la figura del cantautor transgresor, término que defiende con vehemencia: "Hay que cambiar, por desgracia, el concepto que hay en algunos sectores de este país que parecen maldecir la canción de autor porque es algo aburrido, pésimo, pesimista, que tiende al pasado, que tiene una connotación política antigua ya... Y mire usted a Roberto Iniesta, de Extremoduro, es cantautor y hace pegar botes en un palacio de los deportes, o Iván Ferreiro o el mismo Javier Ruibal con miles de personas gozando y dando botes de alegría en un concierto. Yo reivindico en este contexto la palabra transgresor, porque se ha evolucionado mucho, y creo que se le debería tener un respeto aún mayor del que hay en este país. Bendita sea la palabra cantautor. Creo que la canción de autor está más de moda que nunca, los locales de música están llenos de grandiosos cantautores, de compañeros muy buenos. La palabra cantautor debería ser alabada y, ante todo, respetada por lo que han hecho social y musicalmente en el pasado".

Sí reconoce Suárez que quizás la temática del cantautor ha cambiado y que aquellas canciones comprometidas social y políticamente no son ahora mismo un referente: "Parece que la política ha pasado a un segundo plano, y me incluyo en esa crítica porque muchas veces he escrito al amor, al desamor, a mis padres, al alzhéimer o a un atardecer en Cádiz, olvidando a veces lo que sucedía en la plaza, aun estando en ella, pidiendo cambio y protesta. Es verdad que la canción de autor de antes se la jugaba más, se la jugaron más, le echaron más narices y fueron mucho más valientes. Tal vez tengamos que volver a esa canción porque vivimos tiempos muy difíciles y hay gente que las está pasando putas, y la canción de autor puede acercar a los jóvenes y a los no tan jóvenes a una idea de cambio".

Crítico con el trato que la cultura ha recibido en España en los últimos años, con la subida aún no retornable del IVA, Andrés Suárez pide más apoyo para la gente que "se deja la piel en las tablas" y para la que empieza. Y echa la vista atrás para hablar de sus comienzos, de su marcha a Madrid para tocar en los túneles del metro, y comparar aquellos primeros pasos fuera de su Galicia natal con el momento que vive y con esta gira de su disco Mi pequeña historia, tan exitosa: "Personalmente yo soy el mismo, un gallego con mucha memoria y mucha morriña que trata de regresar en algún momento de su vida a casa, que echa de menos a los suyos, pero profesionalmente he cambiado a mejor: viene más gente a los conciertos, vendo más discos... Y cada gira te cambia un poco porque tienes contacto cada día con personas que de algún modo te pasan su energía, te contaminan en el mejor de los sentidos y te hacen distinto, en mi caso para mejor porque recibo un gran cariño".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios