De la delicadeza al delirio

15º Programa de abono. Solista: Pablo Villegas, guitarra. Director: Yaron Traub. Programa: 'Mar en calma y próspero viaje' Op.27 de Felix Mendelssohn; 'Concierto del agua' para guitarra y orquesta de cuerda de Tomás Marco; Sinfonía nº7 en la mayor Op.92 de Ludwig van Beethoven. Lugar: Teatro de la Maestranza. Fecha: Jueves 15 de mayo. Aforo: Casi lleno.

El maestro israelí Yaron Traub (Tel Aviv, 1964), titular de la Orquesta de Valencia, mostró dos caras diferentes en su presentación ayer en el podio de la ROSS: arrancó con un Mendelssohn hecho de delicadeza y profundidad y terminó con un Beethoven arrollador y vehemente.

Los primeros acordes de la obertura mendelssohniana fueron en efecto un prodigio de sonido sedoso, claro y equilibrado en la cuerda, con unos bajos que resonaron en su justo punto sosteniendo el fraseo elegante de violines y violas. Traub se mostró además delicado con los matices dinámicos y no obvió los juegos con el color a cuenta de los instrumentos de viento. Una versión muy hermosa de una obra poco interpretada.

Al guitarrista riojano Pablo Villegas van a tener que hacerle contrato de plantilla, pues era la tercera vez que tocaba con la ROSS en las tres últimas veces que la orquesta ha requerido el concurso de un solista de guitarra. Esta vez con el Concierto del agua de Tomás Marco, que empieza evocador, casi impresionista, para evolucionar hacia un terreno tortuoso, mostró un color oscuro y no siempre la misma limpieza en la articulación.

Para la de Beethoven, que tocó sin pausa entre los movimientos, Traub reservó una energía poderosa en los ataques, un músculo y un vigor apabullantes para los momentos más delirantes de los tiempos rápidos y trazó un Allegretto en el que eludió cualquier viso de sentimentalismo merced a un fraseo firme y un amplio y detallado tratamiento de dinámicas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios