Bicheo por la TDT

FÁTIMA DÍAZ

El día que Ana Rosa hizo de Ferreras

Unos mensajes de Puigdemont propician "una de las exclusivas más importantes" de AR

A Ana Rosa Quintana le basta y le sobra con ella misma, y su demostrado eficaz equipo de reporteros, para bajar de las nubes las audiencias de Antonio García Ferreras en Al rojo vivo (La Sexta). El miércoles, y tras más de 35 años de trayectoria profesional, Ana Rosa anunció en su programa de Telecinco que iba a dar "una de las exclusivas más importantes" de su carrera. Y así ha sido. Empeñada en cargarse el procés, alguna vez ya le ha espetado a un independentista que se dejara de decir "mamarrachadas" y al portavoz de ERC le pidió que de una vez acabara el "disparate". Esta semana, gracias a dos suertudos e intrépidos reporteros que estos días tocan la gloria con la yema de los dedos, han difundido los derrotistas mensajes telefónicos de Puigdemont a Toni Comín, otro ex conseller fugado. "Esto se ha terminado, yo ya estoy sacrificado (...) El plan de Moncloa triunfa. Esto ahora ha caducado y me tocará dedicar mi vida a la defensa propia", decía el ex president.

Tras la noticia, una auténtica bomba en el contexto de la situación política en Cataluña, medios de comunicación de medio mundo se hicieron eco y el jueves los dos orgullosos -y suertudos- reporteros dedicaban buena parte del espacio a explicar los pormenores del hallazgo. Más de tres horas hablando de ello, dicho sea de paso. Junto a una feliz Ana Rosa -se le notaba, no lo podía evitar-, que sacaba pecho demostrando que para ser tan audaz como Ferreras no hay que irse a La Sexta. Ha sido un triunfo, también hay que reconocerlo. ¿Hasta cuándo hablarán de ello? Probablemente a los espectadores nos quedan muchas mañanas Mediaseteras (con Telecinco y Cuatro) de crónicas, análisis y debates, dando vueltas a lo mismo. Así son los de Berlusconi.

Los nombres de los auténticos héroes de nuestra profesión esta semana son el redactor Luis Navarro y el periodista gráfico Fernando Hernández, del equipo de El programa de AR. Otra sorpresa es que no sea la sempiterna Mayka Navarro. Ambos estaban cubriendo el mitin en Lovaina del flamenco independentista Lorin Parys, al que también debían acudir Puigdemont y el ex conseller Toni Comín. Puigdemont, finalmente, no apareció y envió un vídeo que se proyectó en la pantalla. Sobre las 20.30 de la tarde, los reporteros se sentaron justo detrás de Comín y observaron que estaba recibiendo unos mensajes importantes, por la reacción de éste. Estaban a menos de un metro de Comín y se dieron cuenta que los mensajes de Puigdemont le dejaban el rostro desencajado. En tan sólo 18 frames grabaron desde detrás como pudieron la pantalla del móvil, porque los escoltas de Comín estaban muy cerca; luego vino la sorpresa. Un plano que no dura más de un segundo se ha convertido en el plano de sus vidas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios