En abierto

FRANCISCO JOSÉ ORTEGA

El peligro de los brindis al sol

Quienes aplaudían a Berizzo por decir que el Atlético es rival directo, lo 'mataron' tras el 2-0

Celebraba buena parte del periodismo local la rueda de prensa de Berizzo del pasado viernes. ¿La razón? Que había dicho el entrenador argentino que el Atlético de Madrid era un rival directo del Sevilla y argüía para ello que ambos luchan por los mismos objetivos. Berizzo, que me demostró en diez minutos de charla privada con él en un aeropuerto que es un tipo cabal y sensato, cayó en las redes de quienes quieren escuchar ese tipo de tonterías que el fútbol se encarga de desmentir con prontitud. Sólo 24 horas después, en el flamante Wanda Metropolitano, quedaba en evidencia que no es así, que los rayados son sencillamente mejores elijan los nervionenses las armas que deseen para establecer ese duelo directo entre ambos.

¿Y por qué son tan superiores?, cabría preguntarse cuando el Sevilla llegaba a la cita con más puntos que su adversario. La respuesta admite tantas variables que podrían exigir una página de análisis más que un artículo, pero vaya por delante la económica. Por ejemplo, Diego Costa, que bostezaba en las gradas como si no hubiera dormido nada en la noche de anterior, está de vacaciones previo pago de 60 millones de euros, ¡60 millones de euros!, al Chelsea. Vitolo, el único internacional español que tenía el Sevilla en su plantilla del anterior curso, pasa algunos meses al sol de Canarias a la espera de que se abra el mercado invernal y pueda ser inscrito para unirse a la tropa de Simeone. Son sólo dos casos de fichajes, pero, además, el Atlético puede mantener, previo pago de un montón de millones de ficha, a un tal Griezmann, uno de los cinco mejores del mundo. O a Koke, o a Oblak, o a Filipe Luis... Incluso, alguien que responde por Gameiro está para jugar los últimos 15 minutos. Y después los que aplaudían a Berizzo, los mismos que después del 2-0 lo crucificaban, quieren que el Sevilla sea un rival directo del Atlético. Ilusos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios