La ventana

Luis Carlos Peris

Apagar la tele, tajante consejo del pastor

APAGAR la tele es el mensaje de monseñor Asenjo, así de tajante, y no aconseja cambiar de canal sino directamente El apagón, que muerto el perro se acaba la rabia. Ni siquiera admite que esos canales temáticos en los que lo más obsceno es ver cómo copula el león con la leona son admitidos por el pastor de un rebaño cada vez con más síntomas de desafección a la causa. La idea es evitar la ola de mensajes paganos que recibe el rebaño por un medio que es capaz de todo por la audiencia. Todo vale, cada vez más becerros de oropel adorados por una juventud que está siendo la víctima propiciatoria de esta pérdida de valores. Y, claro, Asenjo cumple con su obligación en la intentona de que su pastoreo tenga un efecto positivo, que no se vea interferido por tantos ganapanes y ganapanas que han hecho de la caja tonta una rentable fábrica de mal gusto. Pero, monseñor, lo de apagar el televisor no lo veo...

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios