La ciudad y los días

carlos / colón

Con ellos, no tras ellos

ALGUNOS están montando un pollo porque, de conformidad con el convenio de cooperación en defensa que firmaron España y Estados Unidos en 1988/89, el pasado viernes el Consejo de Ministros autorizó el despliegue durante un año en la base de Morón de la Frontera de 500 infantes de Marina y ocho aeronaves estadounidenses, para proteger instalaciones y personal destacado en los países de la Primavera árabe y el Sahel. En el norte de África las cosas están como están. En los países en los que los fundamentalistas gobiernan o están infiltrados -entre ellos el nuestro- las cosas están como están. Puede que haya quien piense que el 11-S nos coge lejos, pero dudo que haya quien crea que el 11-M no nos afectó. Y por muy integrista de izquierdas, anti-PP primario o fundamentalista progre que se sea, habrá de reconocerse que la matanza de Madrid no se justifica como lógica respuesta islamista a la alineación de España con los Estados Unidos en la guerra de Iraq. Salvo que se practique esa forma de apoyo a los terroristas que culpabiliza a las víctimas en vez de a los verdugos y justifica el terrorismo aludiendo a provocaciones anteriores o incluso a una causa justa.

Hay que recordar que el convenio con los Estados Unidos fue renovado durante la tercera legislatura democrática, no bajo el franquismo. Y no por un gobierno de la derecha, sino por el presidente Felipe González, el ministro de Asuntos Exteriores Francisco Fernández Ordóñez y el ministro de Defensa Narcís Serra, todo ellos socialistas. Hay que recordar también que fue el PSOE quien hizo definitiva nuestra pertenencia a la OTAN con el referéndum de 1986, logrando el apoyo del 52 % de los españoles frenta a la oposición del 39,85. Y a esto, si no me equivoco, se le llama democracia.

Así que no me voy a vestir de flamenca, como Lolita Sevilla, para salir cantando aquello de "americanos os recibimos con alegría", porque el refuerzo de las defensas es siempre proporcional al aumento de las amenazas. Lo ideal, en mi opinión, es la postura francesa que ellos definen así: ir junto a los Estados Unidos, pero no tras ellos. Un socio leal pero independiente que apoyó la guerra del Golfo, yendo de la mano el socialista Mitterand y el republicano Bush padre, y se opuso a la tercera guerra de Iraq, coincidiendo en este caso los conservadores Chirac y Bush Jr. A lo mejor, si seguimos madurando democráticamente, acabamos por parecernos a ellos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios