Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Del Bosque ya tiene su dilema

Hibernado lo de la jubilación de Raúl, Torres o Villa es el talón de Aquiles por donde hostigar al seleccionador

CONTINÚA inexorable su discurrir agosto a la búsqueda del fútbol de verdad, ese fútbol de munición real sin nada que ver con colombinos, carranzas y demás bolos que ayudan a sobrellevar este tiempo de vísperas. Y en este agosto en que se ha abierto un dilema inquietante para nuestro juguete mejor, el equipo nacional, hoy se abre el primer evento oficial, esa Supercopa a la que únicamente le da su debida importancia el equipo que la gana. Todo, en el corazón de ese dilema que, a falta del de Raúl, rodea a Del Bosque, el de si un delantero o dos, si hay que sacrificar a Villa o Torres o seguir con ambos, quién sabe.

Debe ser el sino de todo seleccionador, pues si a Clemente le cuestionaban la indiscutible titularidad de Zubizarreta o la presencia de Julio Salinas y a Luis Aragonés el que jubilase a Raúl antes de que lo jubilasen sus numerosos hagiógrafos, ahora a Vicente del Bosque se le ha venido encima un problema que a Luis se le solucionó en la Eurocopa mediante la lesión de Villa ante los rusos. ¿Cómo funciona mejor ese reloj en que ha roto la selección? Lo cierto es que se hace duro tener que prescindir de uno de esos dos grandes talentos, pero es que el equipo funciona mejor con un solo delantero que con dos y demostrado está que Villa es mejor arriba que entre líneas.

Esa podría ser la solución si no fuese porque el asturiano lleva en la sangre el egoísmo del goleador. Cuando un futbolista nace con el gol enquistado en sus adentros resulta complicado que de él salga el último pase. El goleador no suele ver a nadie cuando olisquea gol y Villa no es una excepción. Es más, su estado de ánimo baja cuando aparece una racha de sequía, por lo que su labor entre líneas anda por un nivel inferior. Por lo tanto, ya tiene Del Bosque el dilema que viaja en la valija de cada seleccionador. Y todo mientras Athletic y Barça, un cuarto de siglo después, afrontan ya una competición , la primera del curso, ésa a la que sólo le da importancia el que la gana.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios