Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Cara y cruz de una revolución (y II)

Aclarando cómo cada moneda tiene su cara y su cruz, y cómo la hoja cuenta con haz y envés

Decíamos ayer que la espectacular revolución que Setién anda llevando a cabo en las alineaciones es como una moneda, que tiene cara y tiene cruz. Lamentablemente, y como hay lectores que sólo leen como quieren, pues interpretaron dicha reflexión como un ataque más a la línea de flotación del, por siempre y para siempre, Real Betis Balompié. Y es que así son las cosas, el que quiera entender que entienda y no se hable más.

Hasta sacó alguno de contexto la similitud del caso de Pezzella en agosto con otros de ahora, por ejemplo Javi García, al que consideran muy superior al argentino. También creo que es superior, pero que está más cerca que el murciano de Rusia 2018 tampoco creo que nadie lo dude. En fin, pelillerías sin importancia, todas las hojas tienen haz y envés y tampoco vamos a estar haciéndole la digestión a nadie sobre lo que lee o cree leer, que ahí es donde lo del color del cristal, etcétera.

La realidad es que aparte el temor a que futbolistas que llegaron como auténticos refuerzos se desenchufen y se bajen del caballo en medio del río no es baladí, la irrupción de canteranos es una noticia extraordinaria. Una cantera ciertamente vilipendiada durante años y que no tiene al filial donde debiera, pero que en el primer vestuario haya ahora ocho o nueve futbolistas que fueron amamantados en Los Bermejales es una noticia de primer orden y muy gratificante.

Desde la aparición de la generación de Capi no se conocía algo parecido. Fue Fernando Vázquez el que la apadrinó y, años después, Serra el que supo sacarle todo el jugo que llevaban dentro. Ahora es obra de Setién, no hay duda alguna y así pasará a la posteridad. Un Betis de béticos es lo mejor que puede pasar, pero, sin que me vuelvan a malinterpretar, da mal rollo temer que futbolistas importantes que vinieron con esa vitola se vayan acomodando. No sería eso buena cosa, no.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios