El año preelectoral no se ha hecho esperar. Ya tenemos encuestas para especular con adelantos electorales o anunciar presuntos éxitos y fracasos. El diario El País publicaba ayer un sondeo de Metroscopia realizado entre el 9 y el 11 de enero, en el que se dispara Ciudadanos tras la victoria electoral de Arrimadas en Cataluña. El partido de Rivera ha pasado en los últimos quince meses del 12 al 27% en estimación de voto, y los 15 puntos que gana los pierde el PP, que recula del 38 al 23%. Detrás se sitúa el PSOE (22%) y muy descolgado en cuarto lugar Podemos, con un 15%.

Es una sólo una encuesta, pero señala una tendencia: hay una marca centrista de moda, otra que se mantiene en el centro izquierda y dos que bajan en los extremos derecho e izquierdo del arco parlamentario. A Rajoy parece que se le ha agotado lo que mi colega Soledad Gallego llama la estrategia del caracol: hibernar la política y evitar iniciativas en financiación autonómica, calidad del empleo, pensiones..., y así la oposición no tendrá nada a lo que oponerse. A Pablo Iglesias le abandonó hace más tiempo su buena fortuna. El narcisista jefe de Podemos, fiel a su estilo, reapareció ayer en público después de casi un mes de silencio para hacer una mínima autocrítica propia y una mayúscula descalificación de los demás. Entre las razones de pérdida de seguidores no señaló una evidente: la defenestración sucesiva de los otros fundadores de Podemos.

Otra encuesta de ámbito regional se publicó ayer en varios diarios andaluces de distintos grupos editoriales, sin conexión entre sí. Estaba realizada por Celeste-Tel entre el 4 y el 18 de diciembre. Sorprende que se tarde un mes en publicarla o que no se esperara al resultado de Cataluña para hacer el trabajo de campo. Y, a pesar de preguntarlo a tres de los cuatro periódicos que lo publicaron, este cronista no pudo confirmar que el sondeo en cuestión fuese encargado y pagado por esos medios. En todo caso, la tendencia es la misma que en el anterior sondeo: auge de Ciudadanos, con cuatro escaños más, que probablemente habrían sido más después del 21 de diciembre; leve avance del PSOE, que gana un diputado; retroceso de dos escaños para PP y Podemos, y descenso de uno en IU.

Sorprende una gran diferencia entre de Podemos e IU. Un 45% del electorado no votaría en ningún caso a los primeros, mientras el rechazo a IU es del 2%. No es novedad que Susana Díaz tenga la mejor nota. Algunos dijimos cuando perdió las primarias que había sido una gran humillación para ella, pero una pésima noticia para las aspiraciones de Juanma Moreno de llegar a San Telmo. El jefe del PP andaluz tiene otros problemas: ha tratado esta semana de apagar un incendio en el PP de Jaén. Ocho de sus 26 alcaldes amenazan con pasarse a la marca de moda, Ciudadanos. Y el crédito de Juanma se termina dentro de un año, en las elecciones autonómicas... El curso preelectoral se presenta entretenido. Y de momento no defrauda.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios