valor añadido

Carmen Calleja

Conferencia de presidentes

HOY se reúne la Conferencia de Presidentes Autonómicos, un órgano muy importante a falta de un Senado que sea una verdadera Cámara de representación territorial. En el momento actual, con la crisis sin resolver; unos presupuestos estatales que no gustan ni a todos los líderes del PP; con el problema catalán y vasco reverdecido por oportunistas y por convencidos; y con una ciudadanía que ya cree en muy pocas cosas de la política, va a ser un encuentro trascendental... si los reunidos son capaces de dar algo de respuesta a los problemas de España.

El PP irá, supongo, como un ejército más o menos unido, pero casi seguro que con un mensaje único: la crisis impone sacrificios y son las comunidades autónomas las que tienen que recortar todo gasto que no se dedique a salud, educación y políticas sociales. Es un discurso simple y que puede calar bien. Ello unido a la actitud de don Tancredo de Rajoy, a quien le da igual lo que sus interlocutores puedan decir porque no se toma la menor molestia en escuchar y en rebatir argumentos, puede dar como resultado un buen fiasco de la reunión.

El PSOE tiene perdida la iniciativa y ofrece un discurso poco trabado. Pero, sobre todo, parece que su tiempo hubiera pasado. Por supuesto que lo recuperará, pero de momento es un tenista que no tiene el servicio y es incapaz de rompérselo al contrario. Así como el PP culpa de casi todos los males a las autonomías, el PSOE se envuelve en éstas y sostiene que el progreso y crecimiento de España en los últimos treinta años se debe al modelo territorial autonómico. Tengo para mí que estas discusiones adjetivas (la forma de organizarse) importan sólo a entendidos y a convencidos de la bondad de uno u otro modelo. Con un Estado de tradición centralista (Francia) o con otro descentralizado (Alemania) se pueden alcanzar el progreso y el crecimiento. Creo que la gente, al menos en Andalucía, sí asocia la transformación de su tierra a la Junta de Andalucía. Pero, ¿qué habría sido de Andalucía sin el chorro de dinero de Europa que hemos recibido durante tantos años? Se ha gestionado bien, pero sin ese elemento sustantivo, ¿qué habría ocurrido?

Los que se reúnen hoy deberían no desaprovechar la ocasión de hacer llegar a la ciudadanía un mensaje claro en el que se ofrezcan soluciones a los problemas de España: crisis económica y la salida de ella; mantenimiento del Estado de bienestar; y respuesta a las disfunciones territoriales. Sin respuestas simplistas, sin estereotipos y a ser posible con un poco de altura de miras.

Del hipotético fracaso de la reunión, los convocados se culparán mútuamente.

Pero al ciudadano le dará igual quién es el culpable. Es más, lo atribuirá a ambos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios