PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

La Copa de esta España

CON sólo veinte días de antelación se ha confirmado la fecha de la final de la Copa del Rey de fútbol. Un Sevilla-Atlético de Madrid que lleva aparejado el desplazamiento a Barcelona de más de 70.000 personas. Los más con entrada para acceder al estadio, y los menos acompañando y disfrutando del ambiente. Todo ello ocurrirá en un miércoles laborable, en lugar de un sábado, que es lo conveniente para forzar al límites las redes de transporte sin colisionar con los flujos de jornada laboral. Ello obliga aún más a fletar medios especiales para tan gigantesca y balompédica excursión. Este disparate organizativo por parte de la Federación Española no sólo certifica la empanada mental del presidente Villar y sus acólitos, forrados de billetes y blindadas sus poltronas, sino que además ahonda en el desnortamiento general de un país al que se le están olvidando las buenas prácticas de funcionamiento que había adquirido en los últimos treinta años a fuerza de internacionalizarse. Todo a un mes de echarse en brazos de la selección para que, desde Suráfrica, los Xavi, Villa, Casillas y compañía procuren redimir a la nación de sus pecados económicos, políticos y educativos.

Los clubes son como los concejales en Mercasevilla hasta que saltó el escándalo: ni se enteran ni se quieren enterar. Tan obsesionados con los dineros de la Champions como los presidentes autonómicos a la hora de rebañar fondos europeos, no se leyeron con atención en julio el calendario de competición que les ponían por delante para que lo aprobaran como borregos. Y la final de Copa no estaba situada en una fecha factible para los equipos que disputaban competiciones europeas, ni para proteger un partido de tanta importancia, ni para garantizar que los extranjeros internacionales la disputaran.

Esta final de Copa es la tarjeta de presentación de la España de nuevos ricos pero vieja improvisación chapucera. La apalancada España del pelotazo que decide demasiado tarde.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios