La ventana

Luis Carlos Peris

Cruz de gozo para un padre y su hijo

MEDIODÍA con resaca de un Corpus para la mejor memoria histórica y, sin solución de continuidad, otro punto de encuentro con lo más nuestro. Salón del Trono de Palacio, Palacio aquí es sólo el Arzobispal, y el cardenal de maestro único para una ceremonia intimista y con una carga sentimental considerable. Hay que ser creyente, claro, para estimar de esa manera lo que hoy se celebra en Palacio, la concesión para un padre y un hijo de la condecoración más alta que la Iglesia Católica otorga a clérigos y laicos, hombres y mujeres, y que crease el Papa León XIII. Otto y Joaquín Moeckel, un padre y un hijo con muchos puntos en común que hoy entran de pleno derecho en esa aristocracia que representa la cruz Pro Ecclesia et Pontifice en el seno de la Iglesia. Un racimo de emociones unirá hoy a un hijo que se mira desde que se levanta en el espejo del padre y, diríamos, viceversa.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios