Desde mi córner

Luis Carlos Peris

¿Cuántas finales lleva este Betis?

Cartagena no es el fin, pero sí tiene cara de final, de una final más de las muchísimas que registra este curso

CARTAGENA se observa en una lontananza no demasiado lejana como enclave trascendente en la vida del Real Betis Balompié y la cosa resulta innegable. Lo que no resulta definitivo es lo de darle carácter de final porque final sólo es lo que no tiene nada detrás, lo que no acepta solución posterior. Como su propio nombre indica, final es lo que no tiene respuesta, lo que no admite rectificación y es punto sin retorno en cualquier vereda de la vida. Por tanto, queda claro que lo que el Betis se juega el domingo en dicha ciudad departamental es una parte importante de su integridad, pero no la totalidad de dicha integridad.

Ahora bien, un nuevo tropiezo del equipo verde, blanco y verde en la vieja Cartagonova le dejaría, más o menos, como al gallo de Morón, con muy pocas plumas y cacareando una salmodia de lamentos que bien podría durar una barbaridad de tiempo. Volver de vacío, un empate también es el vacío, podría determinar un futuro tan negro como el que anunciaba el otro día Pepe León. No es una final, pero tiene ropajes de final por culpa de una planificación inexistente y de un manejo de la situación plagado de equivocaciones, de decisiones erráticas y de una evidente falta de visión para hacer que este Betis de posibilidades impensables esté como está.

Parece irreal la realidad del todavía Real Betis Balompié, que se ha visto superado por la izquierda y por la derecha por similares o, peor aún, por rivales que no debieran serlo y a los que bien podría mirar por encima del hombro. Es como una pesadilla el día a día de este Betis casi desangrado que juega una vez a la semana y que afronta finales semanales que no suele sacar adelante. ¿Desde cuándo juega el Betis finales en este malhadado ejercicio? Cada semana, una; el objetivo, cada vez más lejos. ¿Es Cartagena una final? No es la final determinada, sino una indeterminada final, una más de las muchas finales que libra el Betis desde que bajó por un gol, por un solo gol.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios