PASA LA VIDA

Cultura desde la austeridad

ES falaz la extendida especie sobre la imposibilidad de hacer cultura si no hay mucho dinero. La mayor parte de los creadores han vivido entre las estrecheces y las fatigas. Muchos entusiastas de la cultura se privan de otros consumos en aras a satisfacer su vocación. Y buena parte de las iniciativas culturales de calidad se sustentan en presupuestos escuálidos. La parafernalia convertida en tótem es otra cosa. Pero ha desnortado a los políticos y a buena parte de la población, ansiosos por significarse con el macroevento. Y tanto buscar este efecto ha inducido a perder el sentido de la realidad, y a perderse todo lo bueno que tiene la cultura montada sin tirar de talonario. Quienes se han acostumbrado a la grandeur de presupuestos desorbitados, ahora no saben manejarse en la escasez, donde es más necesario ser brillante.

En Sevilla hay buenos ejemplos de interesante cultura sin alharacas. Hay que elogiar al Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, y a su director, Juan Antonio Álvarez Reyes, por el maridaje en la Cartuja de sus exposiciones sobre la construcción política del presente y los conciertos de Nocturama, que han duplicado la venta de entradas y hacen a Sevilla menos cateta en verano.

Les animo a disfrutar del Festival Turina (cursos más conciertos) que organiza la pianista noruega Benedicte Palko. Con mucho más entusiasmo y calidad que dinero. Porque quienes viven apasionadamente la cultura saben crearla, enseñarla, promoverla y contagiarla.

Es digna de apoyo la alianza entre la Universidad de Sevilla y el Conservatorio Superior para crear una orquesta sinfónica que suba el nivel de los jóvenes intérpretes. ¿Otra orquesta en Sevilla?, dirán algunos. ¡Pero, si acaba de resucitarse la Bética con apoyo de la Olavide!, dirán otros. Magnífico, eso es lo que cabe esperar de una capital de nuestro tamaño y con dos universidades. No es una locura en plena crisis. Locura es no hacer nada y olvidar que las naciones más prósperas son las que respiran cultura con naturalidad.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios