Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Dani y Marco, una pequeña sociedad espléndida

CUANDO en fútbol aparece lo que de siempre vino en llamarse una pequeña sociedad, el fútbol lo agradece y el espectador sale altamente beneficiado. En la historia de este juego incomparable afloraron muchas pequeñas sociedades para engrandecimiento de la cosa. Prototipo de ello fue la que compusieron Bochini y Bertoni en el Independiente de los setenta y una pared con la que ganaron la Intercontinental, ejemplo excelso.

En estos días, viendo el Europeo sub 19, nos ha estallado en pleno rostro una emergente pequeña sociedad, la compuesta por el utrerano Dani Ceballos y el palmesano Marco Asensio. Jovencísimos ambos, su precocidad es un hallazgo que no ha sido inesperada, pues los dos brillaron sobremanera en el último curso de Segunda División. Marco y Dani son como una especie de variaciones para un mismo tema. Clarividente y con gran dinamismo ambos son un suceso.

Y he aquí que en este ejército simbiótico surge una incógnita que inquieta. Es la tardanza en regularse la situación de Dani en su club. Bueno, regulada sí está, pero de blindaje anda el tema de regular para abajo. Meses postergando el nuevo contrato resulta de difícil comprensión. Sabemos que el Betis le ha ofrecido lo que hubiese sido impensable para un canterano y que darle más podría ser hasta indecente, pero el escenario ha cambiado tanto que procede una reconsideración.

Rutilante el escaparate donde se exhibió, el muy bético Dani confiesa que está tranquilo y al margen de las negociaciones. Y a todo esto, el aficionado sin saber a qué carta quedarse y temiendo que el Betis, tan vulnerable en cualquier negociación, se quede sin la perla de su cantera. No sé qué pasará, pero de estas noches de fútbol me quedo con una nueva pequeña sociedad formada por dos brillantes futbolistas que juegan de oído para bien del fútbol y deleite del espectador.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios