La ventana

Día de ilusiones que irán, seguramente, difuminándose

SEREMOS ricos, todos ricos, al despertar y la inmensa mayoría se acostará como en un día más, con lo puesto. Ha sido una noche de cuentos de la lechera al rebufo de lo que hoy pregonen los Niños de San Ildefonso, esa cuadrilla para la ilusión que hogaño se hizo multirracial, tan multirracial, por ejemplo, como un equipo de fútbol que se precie, incluso como el Ejército español. Digo que ha sido una noche de planes infundados, de compraventa de humo y de castillos de arena con el número al que jugamos grabado a fuego en nuestros pensamientos de ilusión inocua. Ha sido esta noche recién pasada como la noche de Reyes Magos de los adultos, sobre todo de esos adultos que son mayoría que se ven comiendo conejo en Nochebuena y que, según van saliendo números sin nada que ver con el soñado, van desanimándose bajo el fatalista grito de otro año igual y así hasta que haya otro motivo para soñar.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios