PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Entelequia metropolitana

HAY casualidades que son pintiparadas. Ha tenido que ser Francisco Toscano Gil, profesor de la Olavide e hijo del alcalde de Dos Hermanas y presidente de la Federación Andaluza de Municipios, el autor de un libro sobre el área metropolitana como expectativa de fracaso en el ordenamiento jurídico. La tesis del hijo no preocupa al padre. Cuanto menos metropolitana sea Sevilla, menos influirá la capital en Dos Hermanas. El pueblo convertido en ciudad por su longevo alcalde, que manda mucho más que Monteseirín.

Su estudio concluye que sólo en Barcelona, y en parte en Valencia, la figura jurídica del área metropolitana tiene sustancia y no es una mera entelequia. En Sevilla es una necesidad siempre postergada. Quienes abogan por desarrollar los principios que la amparan, tanto en la Ley de Régimen Local como en el Estatuto de Autonomía, querían ganar esa baza mediante la inauguración de infraestructuras que se compartieran desde diversos municipios. Trenes de Cercanías, autovías de circunvalación, líneas de Metro, parques periurbanos... Potentes realidades que ocupan los territorios difusos y que coadyuvan a los habitantes de numerosos municipios a sentirse protagonistas cotidianos de ámbitos forzosamente metropolitanos sin los cuales no se entiende su doble identidad entre la capital y el pueblo/urbanización. Pero la ralentización de la mayor parte de las infraestructuras emblemáticas en el entorno de Sevilla, comenzando por la SE-40, retarda una vez más ese proceso de convergencia identitaria.

Tiene razón Juan Espadas: "Jamás se ha tenido capacidad ni voluntad política para construir un proyecto económico metropolitano en Sevilla". Su frase es una enmienda a la totalidad de los dirigentes del PSOE desde hace 30 años. Espadas promete un programa de desarrollo económico "metropolitano". Pero José Blanco y Rosa Aguilar paran las grandes inversiones metropolitanas. Es la reprogramación que distancia al deseo de la realidad.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios