Tribuna Económica

Rogelio Velasco

Falacias económicas y populismo

En el Reino Unido, se celebrará el referéndum para decidir sobre su permanencia en la UE a finales de este mes. Los partidarios de la salida, están utilizando unos argumentos económicos ridículos para defender el cambio de estatus.

Cuando los electores se encuentran cansados o desorientados; cuando los países enfrentan graves problemas económicos o políticos, el recurso al populismo de partidos radicales, suele ser una receta que atrae a millones de ciudadanos.

En el Reino Unido, se celebrará el referéndum para decidir sobre su permanencia en la UE a finales de este mes. Los partidarios de la salida, están utilizando unos argumentos económicos ridículos para defender el cambio de estatus. Los análisis técnicos llevados a cabo, muestran de manera apabullante que una salida depararía graves consecuencias para la economía británica. Y nos parece que esos efectos negativos incluso se están infravalorando, porque las expectativas negativas pueden generar una espiral descendente más allá de lo que los modelos económicos utilizados están estimando.

Aunque más alejadas en el tiempo, en el mes de noviembre se celebrarán elecciones presidenciales en EE.UU. Sin embargo, el sistema electoral utilizado al otro lado del Atlántico, provoca que la elección de los candidatos republicano y demócrata equivalga a una campaña electoral. Tanto Clinton como Trump están ya haciendo públicas las medidas de política económica que implementarían siendo presidentes, especialmente las referentes al papel de EE.UU. en el mundo, tanto desde el punto de vista económico como político.

El candidato Trump denunciaría todos los tratados comerciales firmados por ese país, levantando nuevamente aranceles, volviendo al proteccionismo comercial. En el ámbito político-militar, retiraría todas las tropas norteamericanas desplegadas en el mundo.

Aquí en España, los partidos se encuentran ya en campaña electoral. El pago de impuestos y el gasto público, son dos de los elementos que más utilizan los candidatos para atraer a votantes ¿Qué partido promete subir los impuestos a la gran clase media o reducir el gasto público? Ninguno.

Sin embargo, con las economías tan interconectadas, prometer lo contrario no sale gratis en un país que se encuentra en el punto de mira de los mercados y de la Comisión Europea debido al elevado déficit. Bajar los impuestos no es realista en las actuales circunstancias. Tampoco lo son las promesas de mayor gasto público en la actual coyuntura. Si crecemos al 3% y el déficit es del 5%, significa que la política fiscal no es la adecuada. Mucho más en un país en el que la recaudación de impuestos representa el 38% del PIB, frente al 45% de la media de la UE.

Los tres casos mencionados tienen un denominador común: la creencia de algunos en soluciones fáciles y sin costes a graves problemas económicos o políticos. En el caso del Reino Unido, su menguante papel en el orden internacional, no se soluciona aislándose aún más con la salida de la UE. A pesar del tamaño de su economía, el caso de EEUU no sería muy diferente. El crecimiento para salir de la crisis ha venido, en buena medida, del incremento de sus exportaciones. Y una retirada militar de determinados puntos calientes del planeta depararía desastrosas consecuencias para todos.

En España, las falacias económicas prometen salir de la crisis sin que haya costes para nadie. Ni aquí ni en ningún país, existen comidas gratis.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios