Palabra en el tiempo

Alejandro V. García

Fausto

EL PP plantó ayer en una reunión de alcaldes al presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias, el incontinente Pedro Castro. El PP no plantó, en cambio, a los senadores de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), el partido de Joan Tardà, el otro gran deslenguado de la última semana, cuando presentaron el martes en el Senado una propuesta de veto contra los presupuestos del Gobierno. No sólo no los abandonó desabridamente, sino que los avaló más allá incluso del principio de no contradicción. Pues la moción de ERC iba antecedida de unas críticas duras contra el PP de José María Aznar y la política de financiación autonómica que pactó con CiU en 2001. Sirva el siguiente párrafo, extraído del razonamiento expuesto en el veto por ERC, de ejemplo de esa falta de, digamos, sincronía ideológica: "Los senadores de Esquerra Republicana consideran que los problemas de financiación que afectan a Cataluña tienen su causa directa en las deficiencias que presenta el modelo que el PP aprobó en 2001 [....]. PP y CiU son responsables directos de las graves deficiencias que presenta el sistema actual". Tampoco CiU evitó la tentación y votó la moción.

Supongo que la paradoja se desvela si más que en el texto nos fijamos en el contexto. Es el truco que utilizaba el Padre Brown, el memorable detective del novelista católico G. K. Chesterton, para desbaratar los contrasentidos de los casos criminales. El contexto es, según el reverendo Brown, lo que reviste de incongruencia la lógica difusa de los acontecimientos. Es un recurso común. El propio Tardà, sin ir más lejos, ha agradecido a José Bono su intento de "descontextualizar" el grito de "muerte al Borbón" con que el político de Esquerra abrochó su enardecida alocución, aunque luego, y fuera de contexto, no dudó en llamar caradura al chestertoniano presidente del Congreso.

¿Qué razón dio el PP para aliviar la aparente contradicción? Su portavoz en el Senado, Pío García Escudero, alegó que lo "importante es el veto" y se mostró partidario de apoyar cualquier declaración de censura con tal de tumbar unos presupuestos que "nacen muertos". El pacto con el diablo es otro de los recursos clásicos de la literatura universal. ¡Todos somos un poco Fausto! El partido Rajoy se unió a lo que La Vanguardia llamó ayer el veto catalán por la financiación: el de CiU, ERC e ICV. La posición del PP sería comprensible si no hubiera convertido reiteradamente la cercanía o la coincidencia con ERC en una prueba de contaminación política gravísima.

¿El presupuesto? Desfasado, desde luego. El FMI aumentó ayer a un 1% las previsiones de contracción de la economía española en 2009. Y seguimos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios