La ventana

Hacer lo que se piensa y no pensar lo que se hace

ATASCÓSE la tuneladora un puñado de veces antes de llegar al río, le venía estrecho un andén al tranvía y se enganchó Alicia en el país de las maravillas con las luces solsticieras de Felipe II. Puede pasar de todo en esta ciudad de las personas que está levantándose y cualquier día vamos a tener una guasa cuando por una colmada Velázquez un ciclista se lleve por delante a alguien. Lo de la carroza que se enganchó en el alumbrado navideño sintetiza de forma palmaria cómo se obra en esta ciudad a la par que ayuda a comprender el porqué de unas cuchillas inadecuadas para el topo del metro o que el tranvía sea más ancho que el espacio por donde ha de circular. Son cuestiones que recuerdan lo de colocar el carro delante de las mulas y, desde luego, que ponen de manifiesto que aquí, en esta ciudad nuestra, los que mandan se inclinan más por hacer lo que piensan que por pensar lo que hacen.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios