LA VENTANA

LUIS CARLOS PERIS

Horror, accidente y los bomberos de descanso

 TIENEN que ocurrir accidentes mediáticos para que nos enteremos de que vivimos pendientes de un hilo y que si ese hilo se encuentra lejos de Sevilla capital sólo nos queda rezar. Leyendo ayer los pelos y las señales del rescate de Ortega Cano de entre la chatarra de su Mercedes, otros pelos, los nuestros, se ponen como escarpias de sólo pensar que eso pueda pasarnos a nosotros en cualquier carretera perdida. Un accidente en una de esas carreteras da paso a una serie de peripecias que convierten el caso en kafkiano. Porrazo al canto y se llama a los bomberos, pero no pasa lo del ritmo vertiginoso de bomberos bajando por una barra y ya con el casco puesto y la manguera preparada, no. Como era sábado, el parque estaba cerrado y los bomberos, de descanso. Se llama al bombero voluntario, éste va al parque a vestirse de bombero y, total, cuando llegan al accidente cualquiera sabe cómo está la cosa. ¿Primer mundo?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios