La esquina

josé / aguilar

Infanta real e imputada

DESPUÉS de un año entero difundiendo cientos de correos electrónicos -tan maliciosamente conservados como cuidadosamente dosificados-, el ex socio de Iñaki Urdangarín, Diego Torres, alcanzó ayer su primer objetivo: que el juez impute a la infanta Cristina como "cooperadora necesaria" en el caso Nóos. Ya están empatados los dos antiguos amigos.

Los emails suministrados por Torres con alevoso cuentagotas perseguían, de modo genérico, implicar a toda la Casa Real en el escándalo de tráfico de influencias que él organizó en comandita con el yerno del Rey, y en lo concreto, que la hija menor del Monarca fuese imputada por los mismos delitos que el juez José Castro achacó desde el primer momento a su esposa [la de Torres]. La Infanta tendrá que declarar el próximo día 27, aunque la Fiscalía Anticorrupción recurrió ayer mismo la decisión del instructor.

El juez considera en su auto que "no existen indicios evidentes de que Doña Cristina interviniera en la gestión cotidiana del Instituto Nóos" (aunque era uno de los cinco miembros de su junta directiva, no se le veía por la sede ni se ha encontrado su firma en las decisiones del organismo), pero sí que existen indicios de que "prestó su consentimiento a que el parentesco con el Rey fuera utilizado". Es el meollo de la cuestión: sólo gracias al uso de ese parentesco fue posible que los gobernantes de la Comunidad Valenciana y Baleares adjudicasen a dedo contratos por valor superior a seis millones de euros para que el Instituto Nóos, entidad sin ánimo de lucro, organizase eventos de coste real muy inferior. El sobrecoste iba a parar, presuntamente, a empresas privadas creadas por Urdangarín y Torres, con todo el ánimo de lucro imaginable. Una de estas empresas, Aizon, era propiedad al 50% de la infanta Cristina y su marido. Lo cual sería apropiación indebida y otros delitos conexos.

Aún se acordará el Rey de cuando en los albores del escándalo, en su mensaje de Nochebuena de 2011, dijo aquello: "Todos los españoles son iguales ante la ley". Se refería a Iñaki Urdangarín, pero tal vez no se imaginaba que también iba a ser imputada Cristina de Borbón y Grecia, que ya ha sido apartada de la agenda oficial de la Familia Real, aunque continúa en la línea de sucesión a la Corona. Ahora que se critican tanto las debilidades de nuestro sistema democrático es momento de decir: sigue siendo mejor que ningún otro.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios