Visto y Oído

Antonio / Sempere

Informados

INFORMACIÓN o espectáculo? Creo que habría que trocar la adversativa por una copulativa. Información y espectáculo. Unidos. Porque los espectadores sienten la pulsión de estar informados en tiempo real, claro que sí, siempre y cuando se les entretenga mediante un relato que enganche y mantenga el conflicto 'ad infinitum'. Enlazando un conflicto con el siguiente, simultaneando relatos aunque siempre prevalezca uno, ese que sirve de tirón para abrir con él y agarrar al espectador del cuello.

La construcción del relato, en los últimos años, ha adoptado las formas de la ficción. Hay un desencadenante que es el planteamiento, al que sigue un nudo que debe concluir con un desenlace. Aunque suelen quedar tramas abiertas. Que tarde o temprano se recuperarán.

Al principio del principio (nos situaríamos en 1991) fue Telecinco quien decidió "desengrasar" sus informativos a base de sensacionalismo, raciones desmesuradas de sucesos y un relato muy fragmentado. Más tarde llegaron los canales temáticos de información continua, en los que predominaba la repetición de boletines cada media hora, lo que provocó que ni el 24 Horas ni el CNN+ lograsen audiencias relevantes, obligando a cerrar este último. Las tertulias del denominado 'tea party' empezaron a pisar terreno cuando se produjo el fenómeno más relevante de las últimas temporadas: la reconversión de La Sexta de canal de entretenimiento basado en el humor al entretenimiento centrado en el análisis de la actualidad. Termómetro de la calle, espejo de sociedad diversa, La Sexta creó su continuo informativo y 'espectacularizado' entre el mediodía y la medianoche. Dejando el humor sólo en su apéndice, El intermedio. De esto hablaremos en los Cursos de Verano de la Complutense, en el curso La televisión de los nuevos tiempos. La semana que viene. Imprescindible.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios