Editorial

Izquierda Unida: paisaje con nubes

DIEGO Valderas seguirá siendo el jefe de filas de Izquierda Unida en Andalucía. Estaba escrito de antemano en un guión que el sábado pasado incluyó un anexo con páginas de sainete, cuando militantes de Bollullos Par del Condado (Huelva), Chiclana (Cádiz) y Mengíbar (Jaén) se enfrentaron en plena asamblea a militantes del PCA en una escaramuza en la que no faltaron los zarandeos ni los insultos. Al fondo de este cisma interno asoma la Asamblea Federal, que se celebrará en Madrid dentro de dos semanas. ¿Por qué? Porque los más críticos con la corriente oficial, a la que pertenece el investido -por cuarta y última vez, con casi el 75% de los votos- Valderas, tienen la certeza, más que la sospecha, de que el "rodillo comunista" persigue no sólo el control de la coalición de izquierdas en Andalucía, sino en todo el Estado. Su éxito en esta comunidad autónoma era crucial para intentar imponerse en Madrid, donde el PCE aspira a alcanzar más del 50%.

Entretanto, Valderas lo ve de otro modo, y metido a improvisado meteorólogo proclamó tras su victoria en el cónclave de Salobreña que "hoy de nuevo ha salido el sol" para IU. Su radiante optimismo contrasta con la realidad del momento por el que atraviesa la formación política que se dispone a dirigir una vez más. Sigue habiendo nubarrones en el microclima de la propia formación, donde la borrasca no termina de amainar del todo desde los adversos resultados de las últimas consultas electorales. Y será por eso que, para entrar en calor, el coordinador de IU-CA adelantó en su discurso que el primer reto será el abandono de los "palacios de mármol", en clara referencia al Parlamento, y recuperar la calle con "lo rojo" por bandera. Pero en las filas de la formación política que está llamado a coordinar ya se le han adelantado en esa estrategia. Juan Manuel Sánchez Gordillo, junto a otros militantes, protagonizó recientemente un encierro en la Cámara, se encadenó a su verja y encontró el rechazo de los grupos políticos, como el de los trabajadores de la Consejería de Economía cuando hizo lo mismo en su sede. ¿Es ese el camino que también señala Valderas?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios