Desde el fénix

José Ramón Del Río

Libros para las vacaciones

PARA darles la razón a los que dicen que las vacaciones son buen tiempo para la lectura, he aprovechado las mías para leer dos libros muy interesantes. Uno es el titulado España, biografía de una Nación, del que es autor el catedrático y académico Manuel Fernández Álvarez, fallecido con 88 años, este mismo año, al poco de la publicación del libro; otro, Las Armas y las Letras, de Andrés Trapiello, articulista del Magazine. Tienen en común ambas obras que dedican páginas a nuestra Guerra Civil, aunque en el libro de Fernández Álvarez, sea uno de los últimos capítulos, porque la Biografía... comienza cuando España aún no era España y termina casi en nuestros días. El libro de Trapiello advierte que no se trata de un libro de historia, sino que va a reflejar el comportamiento de un centenar de escritores durante la Guerra Civil. Otra diferencia es que mientras el académico asturiano vivió todo lo que escribe sobre la Segunda República y la Guerra Civil, Trapiello, nacido en 1958, escribe tomando en consideración lo que otros escribieron.

Nada más lejos de mi intención que convertirme en crítico literario, invadiendo competencias que no me corresponden y que están muy bien desempeñadas en este periódico. Pero sí quiero decir que ambos libros y muy especialmente España…, se lee con la facilidad de una novela. Las Armas y las Letras exigen un mayor esfuerzo, aunque se puede obviar, leyendo tan sólo el comportamiento de los escritores que al lector interesan. Recordar la historia de la nación española, desde que "España no era aún España", pero se estaba formando, hasta nuestros días, nos devuelve a los tiempos escolares, y lamentar lo poco que aprendimos de nuestra historia. (Ahora, todavía menos). Llama la atención en el libro de Fernández Álvarez, el tratamiento que da a la Segunda República, a la Guerra Civil y a la época de Franco y cómo lo vivió, cuenta que cuando la derrota de las candidaturas monárquicas en las elecciones municipales de 1931 "el pueblo se echo a la calle entre vítores y cánticos… pero al mes siguiente el nuevo Gobierno era incapaz de controlar el orden... (y) se transformó así una república gozosa en otra sañuda y violenta… en la que en 1936 los socialistas lograron cerrar una alianza con los anarquistas, formando el llamado Frente Popular". Para Trapiello no fue una guerra civil entre dos Españas, sino la determinación de dos Españas para acabar con la otra: la mayoritaria tercera España.

Mucho se aprende de estos libros en cuestiones de nuestra historia reciente. Dicen que la historia no tiene memoria, que ésta es individual y subjetiva y nunca histórica o colectiva.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios