LOS trabajadores del Parque Temático reaccionan con pesimismo al pliego de condiciones de la Junta para Isla Mágica y auguran que quedará desierto porque, a su juicio, "carece de objetivo social" e impone el pago de un canon excesivo. Parece muy probable que se cumpla el augurio, porque si los actuales gestores del recinto lúdico llevan cuatro años sin pagar ni el Impuesto de Bienes Inmuebles ni el canon a las Administraciones Públicas por parecerle este último excesivamente gravoso al ascender a 985.066 euros anuales, ¿qué opinarán los aspirantes a gestionar Isla Mágica si el canon se les incrementa en un 22,77% de promedio anual; si han de afrontar el pago de las deudas atrasadas por casi cinco millones de euros y si, por ende, han de abonar a los actuales accionistas 37 millones de euros por los activos aún no amortizados del Parque? El regalo de 55.000 metros cuadtrados de edificabilidad hecho en el nuevo Plan General de Sevilla para que allí se construyan desde hoteles hasta oficinas pasando por zonas comerciales y nuevas áreas de ocio quizás no sea un gancho suficiente para captar nuevos inversores, máxime en la actual coyuntura de crisis, que puede prolongarse varios años más. En cualquier caso, poco puede reprochársele a unas administraciones públicas que han hecho lo posible y lo imposible por reflotar un parque que hizo aguas desde su inauguración hace ya 14 años, como prueba el dato de que lleven sin cobrar ni siquiera lo que se les debe, como es el caso del canon, el IBI y hasta la devolución de la subvención por el incumplimiento del compromiso de crear cierto número de empleos. El regalo de los 55.000 metros cuadrados de edificabilidad para colmatarlo de ladrillos es otro ejemplo más de la generosidad de los poderes públicos. Por tanto, el comité de empresa no puede acusar a la Junta de que "carece de objetivo social" cuando ni siquiera aquélla ha exigido un plan de inversiones para el futuro. Una cosa es buscarle una salida al Parque y otra distinta es mantenerlo a costa de esos mismos contribuyentes que, ellos sí, pagan religiosamente cada año su IBI.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios