el microscopio

Manifiestamente mejorable

SE había planeado como una puesta de largo sublime pero falló el motivo: la gala artística. La inauguración de Fibes, cuyo edificio es soberbio, tuvo como único punto negro el espectáculo que la dirección de la Bienal avaló para vestir tan importante momento: el homenaje a Camarón fue mediocre. Empezó casi 40 minutos tarde porque el alcalde esperó a la duquesa de Alba -en el anfiteatro tanta demora no sentó nada bien- y los participantes en la gala improvisaron y hasta se olvidaron de la letra de las canciones. Tan sublime escenario -la acústica del nuevo Fibes es perfecta- para tan poca gala. Esta Bienal, más que austera, está siendo desconcertante.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios