Editorial

Manual de crisis

EL Ayuntamiento tiró ayer de manual para tratar de cerrar la crisis abierta en su seno por el atropello mortal en el semáforo de la avenida de Hytasa y, como era más que previsible, para eximir de responsabilidades tanto al delegado de Tráfico y Movilidad (Francisco Fernández) como al de Urbanismo (Emilio Carrillo) ha acabado achacándolas a.... las empresas contratistas, que callarán por la cuenta que les tiene. En la víspera, la controversia desatada por la alteración del aspecto tradicional del clásico bar Laredo fue achacada a.... los funcionarios de la Gerencia, que por otro supuesto error obviaron la remisión del preceptivo informe a la Comisión Provincial de Patrimonio. Siempre que estalla un escándalo (chabolistas de Los Bermejales, facturas falsas en la Macarena, la web del primo), los políticos del Ayuntamiento hallan un intermediario, unos técnicos, unos funcionarios o unos contratistas como escudo protector. El tercer informe a la juez sobre el caso del semáforo deja en evidencia a la Delegación de Tráfico y Movilidad, pues reconoce al menos nueve tesis del redactado en su día por Urbanismo, pero como hay que salvar la cara a los ediles, las conclusiones acaban señalando a los contratistas de obra. Con ser ello preocupante, más aún lo son las explicaciones oficiales dadas ayer de que el "germen de las contradicciones" radica en una reunión celebrada entre las empresas el 9 de agosto de 2007 y en la que, sin asistencia de responsables políticos ni de técnicos municipales, se generó una confusión en la interpretación de las conclusiones. O sea, que las empresas hacen y deshacen en carriles bici, reurbanizaciones y semáforos a espaldas del Ayuntamiento y el Ayuntamiento ni se entera. Tan está in albis que el tercer informe indica que la discordancia entre los dos anteriores enviados por Movilidad y Urbanismo obedece a que ambas delegaciones han dado respuesta al problema "en base a informaciones suministradas por las empresas contratistas". ¿Quién lleva entonces el control de las obras que se adjudican? El contribuyente se preguntará a estas alturas para qué sirven entonces las Delegaciones de Tráfico y Urbanismo, que por no asumir no asumen ni siquiera una responsabilidad in vigilando.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios