La ciudad y los días

carlos / colón

Miénteme

EN el Ritz cuyas locas tardes cantaba Lilian de Celis con unas palabras que podría haberle susurrado Garzón a Iglesias ("¡Ay, no por Dios, no me apriete usted así! ¡Ay, por favor, que me siento morir!"), el podemita dijo: "independientemente de lo que añada Alberto, Marx y Engels eran socialdemócratas". Vuelvo sobre ello porque no deja de asombrarme el vergonzoso silencio con el que mini yo Garzón pagaba algún puestecillo, si lo que dicen las encuestas se cumple, tragándose -siendo comunista- esta mentira y el chulesco "independientemente de lo que añada Alberto". Y porque me asombra aún más que, iniciada la campaña electoral, haya quienes den por buena esta barbaridad histórico-filosófica, tan absurda como decir que Nietzsche era de la Adoración Nocturna, y haya opinadores que consideren seriamente a Iglesias un socialdemócrata y a Unidos Podemos una alternativa al PSOE. O que en el propio PSOE haya quienes, como la impagable Meritxell Batet, que va a dar tardes de gloria, defienda como un acierto los acuerdos alcanzados con Podemos en ciudades y comunidades autónomas, poniéndolos como modelos de un pacto a la barcelonesa entre el PSOE y Unidos Podemos tras el 26-J. Nunca Nerón tuvo tantos Tigelinos dispuestos a ayudarle a suicidarse como Sánchez y el PSOE tienen ahora dentro y fuera del partido.

El Manifiesto comunista de los socialdemócratas Marx y Engels terminaba así: "Los comunistas no tienen por qué guardar encubiertas sus ideas e intenciones. Abiertamente declaran que sus objetivos sólo pueden alcanzarse derrocando por la violencia todo el orden social existente". Toma socialdemocracia. La ignorancia, que es crédula, deja indefenso frente a la mentira y por eso es la gran baza de los mistificadores populistas.

Si los comunistas no tienen por qué guardar encubiertas sus ideas e intenciones, ¿por qué el PCE, tras haberse camuflado en IU, lo hace ahora en Podemos? ¿Por qué Pablo Iglesias, después de decir que es leninista, se hace pasar por socialdemócrata? Fácil. Porque cuando se publicó el Manifiesto comunista no hacía falta encubrir los genocidios leninistas, estalinistas, maoístas o de Pol Pot. Por eso Carrillo, Berlinguer y Marchais crearon el eurocomunismo. Por eso el PCE se camufló en IU y ahora IU en Podemos que, a su vez, se hace pasar por socialdemócrata. Lo peor es que, gracias a la ignorancia, muchos se lo tragarán. Recuerden Johnny Guitar. Dime una mentira...

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios