La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

PNV, PSOE, Podemos: vergüenza

Quienes descuartizaron a sus hijos y los asesinos de Diana, Marta o Gabriel merecen prisión permanente

La prisión permanente revisable cuya no derogación han pedido dos millones y medio de españoles no busca sólo -aunque también- evitar los asesinatos o violaciones de los reincidentes que incluso aprovechan los permisos carcelarios para cometer sus fechorías; no busca sólo -aunque también- que disminuya el número de crímenes a causa de la mayor dureza del castigo. Por eso el argumento de su ineficacia ejemplarizante es falso. Me sirven más las realidades que las estadísticas. Aplíquese a lo penal la dureza de lo fiscal: si lo que se buscara fuera la rehabilitación del defraudador y las penas o sanciones fueran leves imagínense lo que pasaría. En lo fiscal el arrepentimiento -concepto religioso y moral que en mi opinión no debería tener validez jurídica- no se considera: lo único que cuenta es la restitución de lo defraudado y el pago de la sanción. Y si no se pueden afrontar, el embargo; y en determinados casos, como el blanqueo de capitales, la cárcel. La misma izquierda que va a votar contra la prisión permanente revisable denunció como amnistía la regulación fiscal para la repatriación de capitales en el extranjero y el afloramiento de los que estaban fuera del control fiscal. En esto, por lo visto, si vale el castigo como ejemplarizante mete miedo para que la gente se lo piense dos veces antes de trampear. Me parece muy bien. Lo que me sorprende es la que no se apliquen los mismos criterios punitivos y ejemplarizantes a lo penal.

Es tan falso llamarle venganza como afirmar que vulnera los principios constitucionales de rehabilitación y reinserción. No es una cadena perpetua, sino la garantía del cumplimiento íntegro de la pena considerando si, cumplida esta, el sujeto está o no en condiciones de reinsertarse. Aunque nuestro Código Penal contempla condenas duras, éstas no se aplican o se cumplen por su aplicación exageradamente garantista. Por eso el asesino de Diana Quer ha escrito a sus padres que no se preocupen, porque su abogada va a pedir homicidio y a los siete años "ya estaría fuera". ¿Pueden ser tratados como delincuentes comunes u homicidas el padre que descuartizó a sus hijos, el que los asesinó y quemó o los asesinos de Diana Quer, Mari Luz Cortés, Marta del Castillo o Gabriel? Hoy el PNV, el PSOE, Podemos y Ciudadanos pueden cubrirse de vergüenza utilizando falazmente argumentos humanitarios para defender algo irreal, injusto e inhumano.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios