Editorial

El PP debe ser acusación, no defensa

EL Partido Popular consiguió estar presente en la instrucción del caso Gürtel como acusación particular bajo el argumento de que el partido había sido víctima de los engaños y artimañas de los hombres de Correa, el cabecilla de la trama. Los últimos hechos vienen a demostrar lo contrario: que el PP ejerce esa acusación particular para defender a los suyos, mediante el intento de frenar ciertas investigaciones. Es lo que está ocurriendo ahora en torno al presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, cuya administración puede ser objetivo de nuevas investigaciones por parte del instructor, el juez Pedreira, quien posee un informe pericial que indica cómo se trocearon numerosos contratos con las empresas de la red Gürtel para eludir la Ley de Contratos del Estado. Pedreira solicitó la semana pasada los nombres de las personas que dirigían 17 departamentos de la Generalitat entre los años 2004 y 2009, y es el PP, quien en uso de esa acusación particular, recurre el auto de Pedreira. Entre estos cargos, está el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, pero también Esteban González Pons, actual vicesecretario de Comunicación del PP, o Fernando de Rosa, ahora vicepresidente del Consejo General del Poder Judicial. El PP argumenta que estos dos últimos, por ejemplo, no ocupaban esos puestos cuando se concedieron los contratos, sino antes o después, pero no es menos cierto que el juez Pedreira mantuvo en su auto que preguntar por las personas que dirigían estos departamentos no supone prejuzgar responsabilidad penal alguna. En cualquier caso parece que el PP viene a dar la razón a la Fiscalía, cuando se opuso a que ejerciese la acusación particular en un caso que le afecta de lleno. Todo indica que este partido se enfrenta a una segunda oleada de impacto por la red Gürtel. El 12 de mayo, el Tribunal Supremo debe decidir si se reabre el caso de los trajes regalados por la trama a Camps, que fue archivado en su día por el Tribunal Superior de Justicia de Valencia. Y es más, ya hay movimientos, al menos en parte del PP, que indican que Francisco Camps es un político descontado, de ahí que se le busquen sucesores para las próximas elecciones.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios