Visto y oído

Francisco / Andrés / Gallardo

Pánicos

HA comenzado la captación de historias, vía promoción televisiva en Canal Sur, para En busca de la felicidad, un programa para el prime time andaluz que, como innovación, deseamos que no vaya de dar sorpresas musicales a alguien. En busca... es una propuesta personal del director general para llevar a la tele el didáctico espíritu radiofónico de la matinal Olga Bertomeu. Desde hoy además el equipo de Pablo Carrasco ha reformado el programa de Manu, a ver si levanta el ya ex Levantaos. La Nuestra va en busca de sus nuevos emblemas (aunque sean los de siempre) y este viernes se despedía con placa María del Monte para dar paso en septiembre a Juan y Medio.

El último programa del bigotudo en Antena 3 es un formato gaseoso de verano, pero tal vez es lo más acertado que en entretenimiento ha estrenado Antena 3 en este año, pero su nombre, Pánico en el plató, es desafortunado y despista al espectador estival. En Pánico lo que hay es guasa simpática, la habitual complicidad que destila Juan y Medio cuando está a gusto, mezclada en el tubo de ensayo con los invitados al programa, amigos sin reservas del presentador. El concepto originario de este francés Pánico en el plató podría ser el de un Esta es su vida con mala uva y chivatazos de queridos enemigos. Pero en el late-night de Antena 3 encontramos una entrevista amable, entre risas y fogonazos entrañables que, sí, entretiene, que es su objetivo. Concha Velasco, Jorge Cadaval, Enrique San Francisco y Paz Padilla han sido los entregados invitados a los que no se les pregunta por cuestiones incómodas ni demasiado íntimas. Es un estilo de programa que no araña, que dista mucho del patiñeo, y que si se sabe conducir con cariño y humor, como es el caso, se convierte en un programa blanco potable. Es la diferencia que en septiembre sazonaría Juan y Medio a las tardes de Canal Sur. Eso esperamos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios