Visto y oído

Antonio Sempere

Parecidos

FAEMINO y Cansado titularon unos de sus espectáculos más celebrados Parecido no es lo mismo. Y eso es lo que pienso a veces cuando me detengo horas y horas ante La 2, la cadena a la que profeso una fidelidad inquebrantable. No será lo mismo, pero en muchas ocasiones lo que veo sí es muy parecido. Me refiero a esa veta de los programas realizados alejados de los platós, en los que la cámara sigue a los personajes, y como si no quisiera saber nada de los trípodes, se moviese de un lado a otro a su libre albedrío.

Hace poco se estrenó Tenemos nuevo chico en la oficina, una serie dedicada al mundo de los becarios que se insertan en el mundo laboral. Pero, la verdad sea dicha, sintonizando cualquiera de sus entregas no sé si lo que estoy viendo es El exportador, otro formato similar. A su vez, cuando veo El exportador lo confundo con La fábrica de ideas.

Si hablamos de programas que fomentan la integración social, ahí tenemos Capacitados, en el que un personaje conocido es retado a convertirse a convivir una jornada cotidiana como si sufriese una minusvalía. Pero es que ahora veo el Sin barreras de Serafín Zubiri, y por el momento parece como si no hubiese cambiado de programa. Es más, incluso cuando nos adentramos en géneros distintos también existen coincidencias. Compruébenlo si no comparando un espacio musical como Entre dos aguas con el citado Capacitados. La misma fotografía desvaída, casi incolora, idéntica realización 'indie', hasta Javier Limón, el mentor del formato musical se paseó con naturalidad como uno de los invitados que hicieron el experimento de conocer cómo sería la vida si no pudiésemos ver, oír o caminar. Desde luego que todos estos programas no son el mismo.

Pero se parecen. Vaya si se parecen.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios