Hoja de ruta

Ignacio Martínez

Penaltis simulados

Ala Conferencia de Presidentes Autonómicos le ha pasado como al penalti pitado por Iturralde en el Barça-Español. Xavi, al sentir el menor contacto de la mano de Baena, se deja caer fulminado y el árbitro pica. Zapatero intentó el lunes que los presidentes del PP le dieran un espaldarazo a su improvisado anteproyecto de ley de economía sostenible y al menor rechazo dijo que los populares se lavan las manos sobre el paro. Y Esperanza Aguirre aprovechó la oportunidad para sacar pecho como lideresa del Partido Popular y sostuvo que ZP es el campeón del paro. A ver si los árbitros, los ciudadanos en este caso, no caen en la trampa como Iturralde: ninguno de los dos tiene razón.

Ni el PP se lava las manos sobre el paro, sino que tiene otra política para combatirlo; básicamente, restricción del gasto público y bajada de impuestos. Ni ZP es el culpable de que en España se hayan perdido un millón y medio de puestos de trabajo en los dos últimos años. La responsabilidad es del modelo económico. Y ahí entramos todos; las familias o las empresas, endeudadas en ambos casos por encima del 100% del PIB. El resultado es que tenemos un país en la ruina, porque no ahorraba; con una economía basada en la especulación urbana y un turismo de mediana o baja calidad. Desde luego que es necesario un nuevo modelo económico, con más productividad, más innovación y más internacionalización. Pero eso no se hace por decreto, ni a corto plazo.

Hay que decir con énfasis que lo del lunes en la conferencia no es un drama. Ni se iba a acabar el paro porque el Gobierno central y los autonómicos aprobaran por unanimidad una declaración de buenas intenciones, tan ligerita como la que se puso sobre la mesa. Ni va a haber más paro por el desacuerdo. La propuesta gubernamental era poco ambiciosa, llegó tarde y estaba mal redactada. Por ejemplo, en función pública no se planteaba una reducción del personal; simplemente consideraba necesario un nuevo modelo, "más moderno y competitivo". En las cumbres internacionales, es un clásico que haya ayudantes, sherpas, que negocian la declaración final semanas antes de la cita, en nombre de los líderes. Aquí todo se ha hecho a la buena de dios.

La anterior Conferencia de Presidentes Autonómicos en 2007 versó sobre la inmigración, el I+D y el agua. Se crearon varias comisiones y no se ha reunido ninguna. Habría que cambiar el formato de este encuentro y convertirlo en un debate político en el Senado sobre la realidad del estado de las autonomías. Varios días, si es necesario; con luz y taquígrafos. Y hacer una declaración final con las coincidencias de criterio. No este encuentro a puerta cerrada, con la intención por ambas partes de cobrar ventaja de cualquier lance y tirarse al suelo fulminado por la presunta maldad del contrario.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios