editorial

Punto final a la biblioteca del Prado

CASI cuatro años después de que se iniciaran las obras de la biblioteca del Prado de San Sebastián, objeto de controversia ciudadana y política durante el anterior mandato municipal, el TSJA ha cerrado definitivamente el litigio sobre el edificio diseñado por la arquitecta Zaha Hadid ordenando a la Universidad, promotora de su construcción, la restitución íntegra de los jardines del Prado a su estado previo. El fallo del Alto Tribunal andaluz, que ya había dictaminado antes la paralización de la construcción y posteriormente anuló las directrices del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) a partir de las cuales se concedió la correspondiente licencia urbanística, pone así fin a un largo periodo de incertidumbre en el que las dos partes enfrentadas -por un lado, los vecinos del Prado; por otro, la Hispalense- esgrimían motivos distintos sobre cuál debía ser la ejecución de la resolución judicial. Al final, se ha impuesto la lógica: los tribunales ordenan destruir el aparcamiento y el esqueleto de la biblioteca porque, en coherencia con el fondo de la cuestión, ambos son ilegalizables, al afectar a la protección de un espacio libre, como es un jardín. El principal quebranto de este nuevo episodio de urbanismo frustrado no es tanto la definitiva decisión judicial -que obviamente no cabe más remedio que acatar- sino el coste económico que va a implicar su aplicación. El edificio de Zaha Hadid fue un caso de obstinación del anterior alcalde en el que contó con la sorprendente colaboración de la Hispalense, que no dudó en asumir en solitario las consecuencias de una posible derrota judicial, eximiendo al Consistorio de su parte de responsabilidad. En un escenario de crisis y recortes, resulta inaceptable que una institución como la Universidad, cuya finalidad debe ser la docencia y la investigación de excelencia, haya malgastado el dinero público en un proyecto como éste sin contar con todas las garantías jurídicas necesarias. Un error que, al igual que condicionó la gestión del anterior rector, marcará el mandato del actual, responsable de Infraestructuras cuando se decidió construir este edificio.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios