Hablemos de educación

Javier Ros Pardo / Javierrospardo@hotmail.com

Razones para una huelga

UN día el Gobierno de España decidió políticamente priorizar los ferrocarriles de alta velocidad; hoy en eso empezamos a estar en la vanguardia. En cambio, la cuestión de la Educación Pública se abandonó a su suerte; las consecuencias se saben: que nadie llore porque perdimos el tren. Es imposible ser un líder gastando lo mínimo. Los problemas tienen polilla de treinta años y todos no son económicos. No puede decirse que la huelga convocada por el profesorado para hoy responde a las maquinaciones de este u otro partido; el fracaso y la degradación del sistema educativo español llegó al límite; ello es una realidad archisabida por los que lo sufrimos a pie de obra, por el Consejo Escolar del Estado y también constatada por los documentos de la UE. Lo de los incentivos fue otro inútil intento de maquillar un tinglado que se viene abajo. ¿Por qué siguen ocultos los resultados de la última evaluación censal?

Se dice que… "Para que las cosas empiecen a mejorar antes deben ponerse mal de remate". Ahora que estamos en el fondo del hoyo podría pensarse que la salida anda algo más próxima. Prueba de ello es la insistencia con que muchos sectores independientes de la sociedad española claman por un paco educativo de estado que hasta ahora aún no tuvo a bien hacer ninguno de nuestros gobiernos democráticos. Ya es hora de que Gobierno y oposición reaccionen y emprendan esa labor, pues en caso contrario deberán rendir cuentas ante la historia. Insistimos una vez más: "Teniendo las arcas del estado casi en bancarrota, la Segunda República Española realizó en seis años la mejor y más profunda reforma educativa de la historia de España". ¡Cuidado! no estamos pidiendo que se monte la Tercera sino que algún gobierno siga su ejemplo de una maldita vez.

Nos complace decir que en Sevilla, la Fundación Ecoem, una institución educativa de carácter privado, propuso recientemente a los poderes públicos unas Bases para un Pacto Educativo de Estado que, en esencia, coinciden con las reivindicaciones del profesorado en huelga y otras muchas cuestiones ya defendidas desde este diario. Pueden resumirse así:

1) El sistema educativo español precisa una estabilidad normativa que alcance al menos a 4 legislaturas, sin la cual no es posible unos logros significativos. 2) El gasto en educación debe alcanzar el 6% del PIB como mínimo. 3) Debe asegurar la igualdad efectiva de oportunidades de todos los españoles prescindiendo de su comunidad autónoma. 4) Los municipios deben implicarse de forma efectiva con las actividades, y la calidad de los espacios y recursos de los centros educativos. Éstos requieren una autonomía disciplinaria y de gestión con ratios homologables en los demás países de la UE.

6) Hay documentos comparativos de la UE que indican que España debe homologar de inmediato sus bajos resultados con la media de las evaluaciones internacionales.

7) La calidad y la equidad del sistema educativo deben complementarse. No puede haber equidad cuando se renuncia a la calidad. 8) La población española adulta debe seguir actividades educativas o formación continua en un 8% como mínimo, frente al 5,5% actual. 9) Urge dignificar la profesión docente en lo relativo a su formación, su retribución, su formación continua, su clima de trabajo y su imagen social.

Lo anterior exige una Ley que reconozca la autoridad del profesor en el ejercicio de la función pública educativa, y le otorgue las atribuciones para que pueda defender los derechos de los ciudadanos que quieren estudiar. ¿O es que hay que esperar que eso lo haga un colega de Sarkozy?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios