Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Refuerzos para evitar el quinario

Los aduladores que pueblan el entorno de Lopera debieran decirle que nada más caro que un descenso

RECONOZCO que es algo así como predicar en el desierto, pero a un amante tan febril del dinero como es Lopera convendría que alguien le recordase que no hay nada más caro que un descenso y que cuando hayan dado las doce en todos los relojes de la noche del 31 de los corrientes será imposible poner parche a grano alguno. Algún adulador de los que pululan en su entorno debiera hacérselo ver justo en un momento de receso en su monocorde cantinela del 92, los notables, Hugo Galera, dossieres de periodistas asilvestrados, etc. Decirle: "Donmanué, perdone, pero escúcheme que estamos a tiempo de evitar la catástrofe."

Me dice un pajarito que los futbolistas que el susodicho Donmanué ha puesto sobre la mesa de Paco Chaparro son de auténtico cachondeo, una broma de muy mal gusto en uno de esos poquísimos recesos que hace aparcando momentáneamente lo del 92, los notables, el doctor Galera y las abultadas carpetas de gomilla donde guarda todo lo que se ha escrito y no le gusta. Carpetas que van y que vienen mientras el Betis corre serio peligro y los corifeos siguen a lo suyo, al dame pan y dime tonto tan rentable y, al mismo tiempo, tan nauseabundo. Futbolistas de medio pelo como oferta ridícula a un entrenador que está sacando a machetazos al equipo de abajo.

El 31 de enero se cierra la compraventa de futbolistas y ojalá que no espere a ese día para fichar al Pancraté de turno. Y que conste que quien minusvalora al francés que ganó aquel partido de Bilbao no es un servidor sino el señor presidente del Betis hace unos días. Nada más ruinoso como jugar los domingos a mediodía con los comentarios de Manu Sarabia, nada peor. Por eso me permito decirle a esa caterva de aduladores que tiene acceso a la silla gestatoria de Donmanué que le recuerden que ahora se está a tiempo de fichar a la media docena de futbolistas buenos que el Betis necesita para afrontar con garantías el calvario, o quinario, que se le viene encima.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios