Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Rubén Castro es del Betis, no se olvide

SALVADO ya el Betis gracias a otro gol providencial de Rubén Castro convendría recordarle a más de uno que el canario es futbolista del Betis, del que cobra religiosamente. Quiere decirse con esto que lo que debería resultar una alegría exultante para el bético eso de que sobresalga un futbolista del Betis, o Real Betis Balompié, tanto da que da lo mismo, no puede convertirse en una continua disculpa junto a eso de qué sería del Betis sin Rubén.

El Betis, ya sólo a socaire de tempestades imprevisibles a estas alturas de la película, logró con los goles de un futbolista de su propiedad el objetivo programado a principios de campaña, que no era otro que ir también el curso próximo al Bernabéu. Jugando horriblemente mal, eso es de consenso, los goles de su buque insignia han sido providenciales con el acompañamiento de algunas paradas providenciales de Adán, otro de los mejor pagados del vestuario.

Si no fuera por Rubén ¿qué sería del Betis? Posiblemente, sin Cristiano tampoco el Madrid lograría sus objetivos, como no los lograría el Atleti sin el Griezmann de turno, el Athletic sin Adúriz o el Sevilla sin Gameiro. Que ya sé que esos equipos tienen otras alternativas, que para eso son más poderosos económicamente, pero que sin esos eximios goleadores no sería lo mismo, a ver quién lo discute. O ese Celta, ¿sería tan bueno y tan bien colocado en la tabla sin Nolito?

También los que meten el dedo en el ojo recordando que llegó en tiempos de Luis Oliver, ese personaje loco por rentabilizar su posición y que en estos momentos está declarado como el enemigo común tanto en El Fontanal como en Heliópolis. En fin, que hay que insistir en que ni hay que dorarle la píldora al goleador que cumple con su obligación ni machacar en el hierro frío de ¿qué sería del Betis, o Real Betis Balompié, de no contar con un goleador de su propiedad?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios