Por montera

mariló / montero

Shin Dong-Hyuk

CREO que aún estoy evolucionando de bestia a ser humano". Es Shin quien hace semejante confesión. Usted se preguntará qué habrá vivido para aseverar tan contundente transformación. Shin debe tener ahora unos 34 años. Después de vivir en EEUU regresó a Corea del Sur para dar conferencias para luchar por la desaparición de los campos de concentración. Todo lo que Shin hace cada día es lo que trata de convertirle en ser humano, además, de lo importante: confiar en las personas y no traicionar a los pocos amigos que va haciendo en su nueva vida.

Y es que Shin, nació en el campo de concentración 14 de Corea del Norte. Uno de los cinco que existen y que Kim Jong-un y su Gobierno niega. Cinco campos que mantienen condenados a cadena perpetua a unos 250.000 presos políticos. Desde el espacio Google Earth reveló, fotografió y difundió al mundo la existencia de los campos de concentración donde se hacen experimentos humanos como los hizo Hitler o Pol Pot en los suyos. Aquellas gentes son torturadas sin razón, no tienen derecho a la comida, tan sólo a un poco de caldo de repollo. No les dejan usar ropa interior ni siquiera a las mujeres cuando están con la menstruación. Son violadas porque los hombres allí se comportan como perros al olor del apareamiento. Si la mujer queda embarazada, no vuelve a ser vista por los barracones nunca más. Shin así lo testimonia. Porque nació dentro del campo en el que la educación premiaba la traición. Un día creyó escuchar a su madre y su hermano sus intenciones de huir. Shin los delató a los guardas que los ejecutaron. Shin llegó a sentir orgullo y esperaba su premio. Terminó colgado como un conejo de pies y manos sobre una hoguera abrasado por las llamas, torturado para que confesara los planes exactos de toda su familia. A Shin lo tiraron moribundo a una celda de castigo junto a un señor mayor que le hablaba de comida y de ciudades, pero en cambio, no le daba pistas de quién era. Curaba sus heridas con el caldo de la comida y sobrevivió. Veintitrés años comiendo cucarachas, ratas y ranas.

Corea del Norte está ahí, haciendo pruebas nucleares delante de nuestras narices. Shin Dong-Hyuk ha sido la única persona que se ha fugado lo cual ha hecho que la ONU concluyera en una investigación tras su testimonio que en Corea del Norte se cometen crímenes de la humanidad. Shin está evolucionando de bestia a humano. Mientras los responsables de detener aquello se están convirtiendo de humanos a bestias.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios