Cosas que pasan

Ricardo Castillej0 / Rcastillejo@grupojoly.com

Siempre habla quien menos debe

La polémica está en la calle y, sobre todo, en los medios de comunicación y en Internet donde se dedican páginas y páginas a ese enfrentamiento que ha llevado a los juzgados a Jorge Javier Vázquez y al Sevilla ,integrante de los Mojinos Escocíos y, según lo que conozco de él, un tío bastante íntegro y, al mismo tiempo, bastante alejado de la imagen que, desde afuera, transmite. El caso es que, por lo visto, el cantante llamó al presentador, en una carta que leyó en un programa de radio, "mariquita mala" y eso le ha causado al de Sálvame un prejuicio moral tan, tan grande que, eso sí, quedaría bastante solventado si recibiera los 250.000 euros que le ha reclamado al artista ante el juzgado.

Digo yo que, sin entrar en lo que a cada uno le provoca un conflicto interno -no me creo en posesión de tamaña autoridad-, vuelve a darse aquello de que "Dios nos pone la joroba delante para que no nos la veamos" porque, alguien acostumbrado a hurgar y juzgar la vida de los demás -y a dar enrelación al resto su muy subjetiva opinión-, debiera ser más tolerante con los comentarios que, en torno a su persona, pueda generar.

Sea como sea, El Sevilla le ha pedido disculpas al de Telecinco aunque, más que eso, lo que parece que importa es el instante en el que coincidan en los pasillos de la cadena de los gritos ya que, como sabrán, el de la barba ha sido llamado para formar parte del elenco de Mira quién baila. Dispuesto a perder diez o quince kilos, Miguel Ángel Rodríguez, auténtico nombre de nuestro protagonista, ha sido animado por su familia -y, por qué no reconocerlo, por la promoción de un disco que saldrá en breve- para participar en una anunciada y promocionada edición en la que, además, contaremos con Carmen Lomana, Víctor Janeiro y, entre otros, la que fuera su cuñada -ahora, según comentan, "princesa del pueblo"-, Belén Esteban.

Todo se está llevando con un misterio y un secretismo absoluto aunque, poquito a poco, cada vez salen a la luz más datos en relación a un programa que, cayendo en manos de quien cae, habrá que ver si no pierde su esencia "blanca" por un contenido donde, lo que importe, sea la relación que mantengan los concursantes entre ellos. En esto, asegura El Sevilla que no piensa entrar y que, al menos su intención, es aprender a dar los que serán sus primeros pasos en el apasionante mundo de las danzas y las coreografías. Del resto de polémicas se ocuparán los que se tengan que ocupar a pesar de que, algunos "tipo" Jorge Javier, se empeñen en llevar cetros -como el de la ley- que no les corresponden.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios