Las dos orillas

josé Joaquín / león /

Triduo de Carnaval

MIENTRAS en Cádiz, Tenerife y otras ciudades de España (por no remontarnos hasta Venecia y Río de Janeiro) se celebra el Carnaval, en Sevilla esta fiesta ha desaparecido, aunque no del todo. La verdad es que el Carnaval local se celebra en Cádiz, a poco más de una hora, que es donde compiten las agrupaciones sevillanas. Y, en general, es una ventaja. Porque en el Carnaval se acumula más basura que en Semana Santa, una fiesta en la que no se lanzan papelillos ni serpentinas, ni hay tantas necesidades de micción porque se bebe menos, o eso dicen. Aparte de que si inventaran un concurso de Carnaval en Sevilla, para que Los que barren pa casita canten su repertorio (en el Lope de Vega, pongo por caso), en Cádiz se mosquearían con Zoido, después de la Zona Franca.

Así que en Sevilla el Carnaval se celebra con un triduo, para no variar. Un triduo expiatorio, o sea penitencial. En la Catedral y con baile de seises, que también se disfrazan, pero a lo sagrado. Todo solemne. Y este año una chirigota sevillana, la de Jesús Benárquez y Pablo de la Prida, se ha ido a Cádiz con un tipo que se denomina La mare que lo parió, en el que representan a la Virgen María, en una versión más o menos concepcionista, pues visten de blanco y azul. Esto, en otros tiempos, hubiera sido anatema. Los hubieran insultado por herejes. Pero ya causa indiferencia.

Además, todo hay que decirlo, esta chirigota de la Tierra de María Santísima, en una de sus coplas, justificó el tipo en la tolerancia que existe en unas religiones, a diferencia de otras. Una parodia del Islam podría llevar a lo que pasó en Charlie Hebdo. Y así las burlas religiosas en el Carnaval se limitan a la católica, que es tolerante, mientras que nadie se mete con Mahoma. A nadie se le ocurre ya salir con agrupaciones como Los beduinos de Paco Alba, o la famosa Raza Mora de la peña Los Majaras, de El Puerto. Por si acaso.

En Sevilla, cuando salen unos chirigoteros que destacan, como Antonio Pedro Serrano El Canijo, Lolo Álvarez Seda, o este año Juan Carlos Vergara y José Antonio Alvarado (que son los autores del repertorio de la chirigota de El Love) lo que hacen es buscarse un grupo gaditano, en vez de escribirle un pasodoble a la procesión extraordinaria de la Macarena, como Javi Cuevas. Pues es sabido que aquí los golpes que gustan más no son los del bombo, sino los de pecho. Y que todo se celebra con triduos, incluso el Carnaval.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios