Pantalla táctil

Helena Arriaza

Tropiezo en la pista de baile

ANTENA 3 intenta constantemente ser la gran rival de Telecinco en cuanto a formatos de entretenimiento. Con las series lo consigue, pero el único programa con el que ha sido capaz de hacer frente a la cadena de Mediaset ha sido Tu cara me suena. Los intentos que ha hecho desde entonces han sido un fracaso. El programa 1, 2, 3 Hipnotízame que se emitió en Semana Santa fue un éxito de audiencia pero un fiasco en cuanto a la opinión de espectadores y expertos. Lo mismo ha ocurrido con Top Dance. El programa se estrenó el lunes pasado y fue visto por casi tres millones de espectadores y se convirtió en líder de su franja horaria. Algo que previsiblemente también ocurrirá esta noche. Pero ser el primero en cuanto a audiencia se refiere no quiere decir que sea un buen programa. En este caso ocurre todo lo contrario. El entretenimiento consiste en verlo y reírse de lo que ocurre en e plató y de las críticas que se escriben en redes sociales. A priori la intención de Top Dance era buena. Muchos espectadores echaban de menos Fama, a bailar, así que recuperar el baile suponía un acierto. Pero no de la forma en la que lo han hecho. Una nueva oportunidad perdida para Atresmedia, ya que casi ninguno de los elementos que componen el programa son buenos.

El jurado no tiene sentido. Por un lado está David Bustamante (en la foto). El único motivo por el que se supone que un cantante que lo que sabe de baile son las coreografías que hace para sus canciones esté juzgando a bailarines es que sus fans vean el programa. Rafael Amargo al menos sabe de lo que habla, aunque desde casa no se empatiza demasiado con su humor. Al menos entre los tres hay un acierto, Mónica Cruz. Tiene estudios de baile, sabe de lo que habla y lo hace de forma contundente. Aún le falta mostrar un poco más de naturalidad pero habrá que darle una oportunidad. Bueno, falta una parte muy importante del jurado, el público del plató. También tienen potestad para votar. Está bien que se involucre a quienes pueden tener una opinión más parecida a la de los que estamos en casa, pero ahí demuestran que por muy bien que bailes eso no es lo más importante. De hecho algunas de las valoraciones del jurado se rigen más por la personalidad, la edad o las historias de los concursantes que por su preparación para la danza. El presentador conduce bien el programa pero Manel Fuentes ya se hace un poco pesado. Parece que Antena 3 no tiene más presentadores para este tipo de formatos, y que Top Dance lo presente él y que además haya un ascensor por el que suben los concursantes (como en Tu cara me suena), resulta demasiado repetitivo. En tercer lugar están los concursantes. Algunos bailan muy bien mientras que al ver a otros resulta incomprensible cómo han llegado al programa. Pero si algo tienen todos en común es el dramatismo de sus historias, algo que el programa aprovecha para darle un toque de reality que no le conviene.

Al final el baile queda en un segundo plano. El programa no supera ni siquiera a Got Talent. Top Dance es una mala imitación de La Voz, pero con baile.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios