Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Turquía, segundo obstáculo en esta gymkhana

DESPUÉS de haber visto a todos los participantes en la Eurocopa puedo decir a boca llena que la selección que más me gusta es España. España en general y Andrés Iniesta en particular han estado en un escalón, o dos, por encima de todas las demás. Y viendo cómo anteayer noche se atascaba el anfitrión ante la admirable Albania, la confirmación de que nadie juega como España es algo que no admite contestación, pero...

Fútbol es fútbol y ya se vio cómo Chequia estuvo a cuatro minutos tan sólo de darle el sofocón a esa selección que tan bien juega. Eso de que hogaño el que menos te imaginas es capaz de hacer un reloj que, además, dé la hora puede convertirse en obstáculo imposible de superar en el momento más inopinado, ergo... Hoy toca Turquía y la sombra de aquel bambino romano que nos dejó fuera de Suiza 54 viajó con nosotros a lo largo de la historia, conque mucho cuidado.

Si Chequia nos complicó mediante la vieja conseja de poner a todo el equipo por detrás del balón, esta noche será un calco en el corazón de la Costa Azul. Sin duda alguna, ese viejo zorro de los banquillos que es Fatih Terim va a poner en escena una serie de trampas que reduzcan las distancias entre los suyos y los nuestros. Lo más fácil es que prepare un campo minado que empiece por la intentona de cortocircuitar a Iniesta y de cerrarle a España los caminos.

Fútbol es fútbol según sentencia ya lejana y muy manida del inefable Boskov o cualquier tonto hace un reloj que decía Luis, por lo que no cabe creer en que la superioridad es garantía de éxito indiscutible. Insisto en que ninguna selección me ha gustado más que la nuestra, pero que es una gymkhana preñada de dificultades la que habrá de superar España no debe ponerse en duda. Y la inminente es la Turquía de Terim y de Arda, no caben distracciones, fútbol es fútbol.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios