Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Unai Emery, entrenador del mes

IMAGÍNOME a esos que no paraban de criticar a Unai Emery volviendo grupas de esos juicios que más parecían salidos de la barra del bar que de tribunas aparentemente sesudas. Con eso de que cada día más aficionados ocupan atriles desde los que poner sellitos de bondad o de impericia, las opiniones tabernarias son más frecuentes, algo así como lo de decir lo que se piensa en vez de pensar mesuradamente lo que se dice.

La forma que ha tenido Unai de callar bocas está siendo espectacular y eso que de vez en cuando encuentran su oportunidad esos que rara vez van a reconocer sus errores. Caer por un penalti injusto en Balaídos o perder con todo merecimiento y por un tanteo ínfimo en Oporto les da pie a todos esos opinadores que siempre, siempre, culpan al entrenador de las derrotas. Siempre la culpa a la pizarra y rara vez a la falta de acierto del futbolista, pero con Unai se volvió la tortilla.

Lo ha designado la Liga como entrenador del mes y es que los números que presenta este guipuzcoano son incontestables. Y lo está logrando a pesar de que ha de andar eludiendo dificultades en forma de lesiones y de ese peaje de las tarjetas que a estas alturas del curso suele ser implacable. Además está cabalgando con incuestionable pericia sobre el apartado de las rotaciones, algo que suele volverse en contra del que las prodiga, pero que Unai sortea con gran fortuna.

En el Sevilla ya se dilapidó ese capital de sevillismo que debió ser Manolo Jiménez y de nuevo se volvió a la costumbre de convertirse en máquina trituradora de entrenadores. Toda la culpa al entrenador es la vieja compañera de viaje, por eso hay que congratularse por cómo este vasco de Fuenterrabía está sorteando tantas embestidas. Y helo ahí, con el equipo a punto de ser semifinalista en Europa y con Athletic Club escuchando los ladridos cada vez más cerca.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios