El parqué

Pablo Cumella

Vértigo

EL Íbex cayó ayer un 1,07% por la rémora de la banca y de la recogida de beneficios del pasado viernes, que le devolvieron a la cota de los 10.600 enteros y le hicieron liderar los descensos en Europa.

Con 28 valores en terreno negativo y sólo siete en terreno positivo, el Íbex terminó la sesión en 10.613 enteros, tras haber tocado suelo a lo largo de la negociación en 10.574 puntos.

Sin referencias macroeconómicas de relevancia y tras la apertura bajista de Wall Street, el selectivo madrileño sucumbió a las pérdidas al final de la jornada, tras haber pasado buena parte de la mañana saltando del verde al rojo y viceversa.

El resto de plazas europeas también optaron por las ventas, pero con la mitad de fuerza que en Madrid, que coronó los descensos en del Viejo Continente. Londres y París se dejaron un 0,5% y un 0,4% al cierre, y Fráncfort cedió un 0,3%.

Gamesa encabezó las pérdidas del selectivo madrileño, con un retroceso del 2,93%, mientras que Inditex ocupó el segundo puesto del ranking de mayores bajadas (-2,61%) y OHL el tercero (-1,84%).

Entre los pesos pesados del selectivo, destacaron los descensos de Santander, en el cuarto lugar de mayores retrocesos (-1,76%) y BBVA en el quinto (-1,75%), aunque también recortaron posiciones Endesa (-1,64%) y, en menor medida, Telefónica (-0,52%).

En el lado de las ganancias, Sacyr se colocó en cabeza (+4,03%), a gran distancia de Bankinter e Iberdrola Renovables, que se llevaron la medalla de plata (+0,88%) y de bronce (+0,57%), respectivamente.

En el mercado de divisas, el euro no aflojaba su escalada frente al dólar y se mantenía en máximos, por lo que al término de la sesión el cambio entre las dos monedas quedaba establecido en 1,348 billetes verdes.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios