La ciudad y los días

carlos / colón

Votos y consecuencias

YA sea en elecciones cuatrienales o repetidas por no llegar a pactos de Gobierno (nuestro caso, hoy) y en referéndums (el caso del Reino Unido el pasado jueves), los votos tienen consecuencias muy concretas sobre las también muy concretas vidas de los ciudadanos. Cameron, convocando el referéndum, y los británicos, votando, han puesto en un brete a la Unión Europea, han dejado al continente expuesto a las hambres, sobre todo alemanas y también francesas, de liderazgo o dominio, han favorecido las maniobras de Putin, han dado alas a los nacionalistas de ultraderecha (FN francés, FPÖ austríaco, Liga Norte italiana, PVV holandés, AFD alemana) y de ultraizquierda (Unidos Podemos, Lista de Unidad danesa), confirmando lo dicho por el veterano político británico Kenneth Clarke ("Siempre ha sido la extrema derecha y la extrema izquierda la que ha estado en contra de la UE": tomemos nota hoy, nosotros) y han provocado un tsunami económico (peor Ibex 35 de nuestra historia, caída de la libra hasta niveles de 1985, pérdidas de más de 960.000 millones de euros de capitalización bursátil) cuyas consecuencias son difíciles de medir.

En lo que a ellos se refiere, el resultado de este disparatado referéndum tan disparatadamente convocado por Cameron y tan disparatadamente votado por poco más de la mitad de los británicos, ha resquebrajado, si no roto, el Reino Unido socialmente (jóvenes vs. mayores), territorialmente (grandes ciudades vs. áreas rurales) y políticamente (Irlanda y Escocia vs. Inglaterra -salvo Londres- y Gales), poniendo en riesgo la unidad británica a la vez que la europea. "Si el Reino Unido se va de la UE -decía el ya citado Kenneth Clarke en El País-, los otros países deberán tener mucho cuidado para evitar el riesgo de balcanización de Europa. Todo el mundo tiene grupos políticos populistas antieuropeos de derecha nacionalista o extrema izquierda. Son muy poderosos y recibirán un buen empujón si los británicos se van".

Los españoles deberíamos tener muy en cuenta estas palabras de Clarke y lo sucedido en el Reino Unido. Las elecciones de hoy no son una más dentro de un marco nacional y europeo de estabilidad. Hoy se vota también si estamos con los europeístas o con los radicales antieuropeístas. Porque, como dijo González en el cierre de campaña que coincidió con el viernes negro: "Ya estoy oyendo a los populismos de extrema derecha y extrema izquierda con salirse de la UE".

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios