Visto y Oído

francisco / andrés / gallardo

'Yipsis'

COMO en La familia Trapisonda, en Los señores de Alcorcón y el holgazán de Pepón o en El Botones Sacarino, al protagonista se le aparece una visión de negocio ventajista, un repunte inventor o un capricho vocacional de lo más extravagante que le llevará a sufrir las desgracias y desaires. Pim, pam, pum, crash y croc, hasta acabar enyesado hasta los ojos o viviendo una persecución en plena calle. Origen, nudo y desenlace en alta definición a una sola página tricolor en aquellos tebeos de Bruguera de nuestras infancias. Esa inspiración es la que parece guiar a algunos de los protagonistas de Los Gipsy Kings, espejo abombado de la realidad social de la comunidad gitana que ha regresado con honores a Cuatro. El prestamista Joaquín, calé emprendedor mallorquín, comenzó la temporada con ganas de revivir sus apócrifos recuerdos como boxeador de barrio, imitador de Rocky. La adolescente cacereña de La Rebe, auténtico fenómeno fan de este docu-reality de gran carga irónica, ahora aspira a ser Miss España Gitana, mientras en Sevilla hay peleas por cumplir encargos modistas para una fashion week.

Historias costumbristas revisadas que en otro tiempo habrían ilustrado viñetas dignas de Escobar, Vázquez o Ibáñez. Ese es el filón por donde cavan los Gipsys. Nada para tomarse en serio o con rigor, y mucho menos asumirlo con demasiadas sensibilidades. Los propios protagonistas están encantados con este seguimiento de las cámaras a sus espaldas.

Y lo de Andrea (la de la foto de arriba del todo), los lunes en 'Calzados' a primera vista, ya alcanza tintes quevedescos. La veterinaria alicantina, poniéndoselo imposible a su enamorado guaje, sería la negociadora que le falta a un reparto de gobierno entre Iglesias y Sánchez. Lo más agrio, desagradable y estirado visto en la pantalla desde la madre de Leonard, de Big Bang. Vamos, que es su hermana gemela.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios