PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Zugaza lo ve igual de claro

SI el Museo de Bellas Artes no tiene la condición de uno de los símbolos de Sevilla es por la suma de abulia y miopía que cubre la ciudad como un techo de cristal con forma de boina. La cantidad y calidad de sus cuadros suscitarían colas a diario en cualquier ciudad seria, y no solamente cuando a su oferta se le añade una gran exposición temporal, hito cada vez más infrecuente. Y contaría con restaurante, salón de actos, zona de talleres infantiles, maridaje con otras artes, etcétera. Pero Sevilla lo tiene abandonado a su (mala) suerte. En lugar de sacarle brillo para que irradie cultura y economía, lo entiende como antigualla que da la lata con sus achaques.

Desde hace treinta años se acumulan las lamentaciones por no convertir al Bellas Artes en prioridad cultural y turística, en inversión bien amortizable porque reportaría beneficios de todo tipo. Ya han pasado tres ministros y tres consejeros prometiendo su ampliación con la anexión de Monsalves, y sigue siendo una quimera tan lenta como otras reivindicaciones de fuste en la ciudad. Por eso gratifican y mortifican a la vez las declaraciones del director del Museo del Prado, Miguel Zugaza, lamentando la marginación que sufre el Bellas Artes y la falta de interés por ponerlo en valor. Zugaza lidera la fabulosa pinacoteca gracias a dinamizar la gestión de un museo como el Bellas Artes de Bilbao (parejo al de Sevilla pero con fondos de menos nivel). Y al Prado le ha metido la sexta marcha, tanto en su vertiente de alta cultura como en la de cultura de masas, amén de multiplicar sus patrocinios privados y conseguir con una plantilla de funcionarios tenerlo abierto todos los días del año. En Madrid, la hora se marca en la Puerta del Sol. Pero el biorritmo lo señala un museo.

El Bellas Artes depende de los gobiernos central y autonómico. Culpas tienen para repartir a espuertas. Pero más acumula Sevilla por su sempiterna dejadez, sangrante porque sería la gran beneficiaria.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios